7 de mayo de 2013 / 11:39 p.m.

Monterrey.- • La investigación por la desaparición del bebé en el Hospital Metropolitano incluye a los directivos y empleados del nosocomio, pues seguramente existe una responsabilidad administrativa por parte de ellos, que pudiera derivar incluso en una penal, y serán sancionadas de acuerdo a la ley, anunció el gobernador Rodrigo Medina de la Cruz.

Por lo pronto, se está definiendo los motivos por los que no funcionaban las cámaras de seguridad en el momento en que fue sustraído el bebé, que ya fue recuperado, para determinar quién o quiénes son los responsables.

"En primera instancia reportan que una cámara del piso seis no funcionaba, o sea, sí funcionan, pero no en ese momento, situación que es muy grave y obliga a la autoridad a realizar una investigación profunda para encontrar al responsable", dijo el gobernador.

"Si esto es así, se verifica que hay una negligencia del director del hospital, tendrá que perder el empleo", adelantó, horas antes de que Justino Rocha renunciara a la dirección del nosocomio, mientras otros tres empleados eran cesados.

El administrador del hospital, Eusebio Tijerina Moreno, el jefe de seguridad, Augusto Herrera, y el de mantenimiento, Juan Francisco Villarreal, son los tres directivos retirados de su cargo, este martes por la tarde.

Por la mañana, el gobernador Rodrigo Medina aclaró que tendrá que llegarse al fondo de este caso, donde una mujer con toda facilidad sacó a un bebé del área de cunas en el piso seis para irse con él.

Cuando se intentó revisar los videos de las cámaras de seguridad, se descubrió que estas no funcionaron.

En todos lados puede suceder que se den desperfectos, lo mismo en empresas privadas que en instalaciones públicas, dijo el mandatario estatal, "lo que no se puede permitir es que no haya chequeo, revisión, aviso oportuno, no podemos darnos el lujo de tener por tiempo prolongado sin funcionar esas cámaras", puntualizó.

El sistema amerita un chequeo de rutina, que debe darse semana con semana, día con día, y, en este caso, se investiga al director, al responsable de seguridad y a los empleados que estaban a cargo del piso seis, donde fue sustraído el bebé.

"Es una situación administrativa delicada, que pudiera resultar en una responsabilidad jurídica", dijo el gobernador.

Afortunadamente, la mujer que robó al bebé optó por entregarse ante las autoridades y durante la mañana rindió su declaración en torno a los hechos en que presuntamente es responsable y se esperaba obtener mayor información sobre los motivos que la orillaron a cometer esa acción.

"Gracias al esfuerzo de difusión y despliegue policiaco en carreteras, en las calles, en el aeropuerto, la mujer se vio cercada y acosada por parte de la autoridad y la sociedad, y decidió regresar al menor", dijo Medina de la Cruz.

FRANCISCO ZÚÑIGA ESQUIVEL