— REDACCIÓN
9 de enero de 2013 / 06:00 p.m.

Monterrey  Un año y cuatro meses después de que 52 personas murieran en el ataque al casino Royale, el complejo abrió nuevamente sus puertas a los medios y al público en general con el propósito de demostrar que contrario a los rumores que estuvieron circulando después del trágico 25 de agosto de 2011, el edificio contaba con todas las reglamentaciones de seguridad.

En un recorrido por las instalaciones realizado por TELEDIARIO MATUTINO, Francisco Fernández Hasbun, abogado defensor del propietario del inmueble, explicó que pronto se llevará a cabo la limpieza del lugar y el levantamiento de todos los daños para proceder con la evaluación y reclamación al seguro.

"Por el momento el interior se debe mantener intacto hasta realizar la cuantificación del seguro. La limpieza que se hizo de la fachada no tenía la intención de causar revuelvo entre los familiares de los afectados, sino de quitar la imagen de cenizas de la avenida San Jerónimo", especificó el abogado.

Durante el recorrido se pudieron observar los daños en diferentes áreas del lugar. El área de shows fue la menos afectada por el fuego; la alfombra sigue casi intacta y los detalles del bar se pueden distinguir con facilidad. Por otro lado, la parte del fondo de la primera planta quedó casi calcinada, al igual que el baño en el que la mayoría de las víctimas se refugió durante el ataque.

El segundo piso no logró escapar de las llamas; el cielo falso está caído y las maquinas de juegos carbonizadas. En la planta alta existen dos salidas de emergencia que llevan a la azotea, Fernández abrió una de ellas en el recorrido con TELEDIARIO MATUTINO, la misma por la que algunos de los sobrevivientes lograron escapar del fuego.

"Yo creo que nadie se imaginó que algo como esto iba a suceder, nadie estaba preparado o capacitado para manejar una tragedia de este tamaño", expresó Fernández al ser cuestionado sobre la capacitación de los empleados del casino Royale para casos de emergencia.

En el recorrido por el lugar se pueden apreciar numerosos extintores en el piso, así como los restos de un mapa del lugar en el que se señalan las doce salidas de emergencia y la ubicación de extintores.

"Se dijo que había una salida de emergencia tapada con blocs. Eso no es cierto. Todas las salidas de emergencia estaban señaladas y habilitadas. Invito a todos a que pasen a revisar las instalaciones, no hay ninguna salida de emergencia tapada", comentó.

Las investigaciones de la PGR fueron entregadas en noviembre pasado a Carlos Salinas Martínez, dueño del terreno y del inmueble, sin embargo, totalmente ajeno a la administración comercial del casino Royale.

La decisión de abrir las puertas al público, explicó Fernández, forma parte del proceso de tratar de darle cierre a lo sucedido.

"Mi cliente ha estado presente en todas las diligencias, ha dado la cara, y siente una responsabilidad moral de demostrar que se contaban con las medidas de seguridad necesarias", declaró. "El problema del ataque fue su magnitud. La gente se asustó con justa razón y trató de refugiarse en lugar de salir del edificio", agregó.

En cuanto al próximo uso del terreno, Fernández dijo que su cliente aún no tiene planes para nuevo proyecto, pero descarta la idea de que se trate de otro casino o centro de apuestas.

Ante las peticiones de los familiares de las víctimas de construir un memorial en el lugar, Fernández les invita a acercarse a su cliente para llegar a un acuerdo.