26 de noviembre de 2013 / 04:51 a.m.

El hombre que según las autoridades salvó la vida de una mujer que saltó del tercer piso del estadio de los Raiders de Oakland negó el lunes ser un héroe, y aseguró que volvería a hacer lo mismo.

Donnie Navidad dijo que estaba junto con varias personas que trataban de persuadir a la mujer para que no saltara el domingo. Navidad dijo que se colocó en un lugar donde pensó que podría caer la mujer.

Cuando la aparente suicida saltó, se precipitó unos 13 metros (45 pies), antes de impactarse contra Navidad, quien había abierto los brazos y amortiguó su caída.

Ambos se golpearon contra el concreto, unos 15 minutos después del partido que los Raiders perdieron por 23-19 ante los Titans de Tennessee.

"Sólo deseaba atraparla y sostenerla", dijo Navidad. "Yo no hubiera podido seguir viviendo con la idea de que no hice nada".

Navidad, de 61 años y veterano de los infantes de Marina, fue hospitalizado durante la noche y se recuperaba de una severa contusión en un brazo, en su casa en Stockton.

"Él simplemente salvó su vida", dijo el jefe de policía del condado de Alameda, J.D. Nelson. "Si no hubiera hecho esto, ella habría muerto".

La mujer seguía internada en estado crítico. No se ha revelado su nombre.

Navidad, quien compró boletos para toda la campaña de los Raiders, dijo que estaba con un amigo en el estadio cuando escuchó el barullo de la gente que trataba de disuadir a la mujer, quien se había parado en la valla del piso superior, una zona donde las butacas estaban cubiertas por una carpa.

"Grité hacia arriba, '¡no lo hagas, por favor no saltes!''', dijo Navidad. "Y ella comenzó a descender y se soltó".

Navidad dijo que su instinto militar le permitió acercarse a la mujer en busca de atraparla.

"No pudo atraparla, y eso lo inquieta", dijo su esposa Lora Navidad. "Él no sintió temor ni pensó en su propia seguridad".

AP