29 de agosto de 2013 / 05:16 p.m.

Cruz Grande y Acapulco • "Lo único que queremos es que nos devuelvan nuestras armas. Tememos por nuestra seguridad, por eso nos armamos, para defendernos de la delincuencia organizada. No tenemos nada contra el Ejército", manifestaron algunos consejeros y coordinadores regionales de la policía comunitaria del poblado de Cruz Grande, Guerrero, luego que elementos del 48 Batallón de Infantería les asegurara su arsenal.

 

Al pie del bloqueo carretero que mantuvieron durante día y medio, los comunitarios aseguraron que las armas de fuego que les quitó el Ejército son de bajo calibre y su uso está sustentado en la Ley 701, aprobada por el Congreso guerrerense.

 

Arturo Campos Herrera, consejero regional de la Casa de Justicia de la comunidad El Paraíso, en Ayutla de los Libres, relató el momento en que los soldados desarmaron a los comunitarios:

 

“Estábamos realizando una manifestación pacífica para exigir la liberación de nuestra compañera Nestora Salgado, coordinadora de la policía comunitaria en Olinalá y que está presa en el penal de Nayarit acusada de secuestro, pero ella y el resto de nuestros compañeros son inocentes, no son delincuentes, ninguno de nosotros. Los soldados contuvieron nuestra manifestación pacífica, nos desarmaron y nos replegaron”, dijo.

 

Celestino Peláez Chávez, también miembros de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC), sostuvo que si bien la asamblea decidió retirar el bloqueo carretero, en días próximos habrán de emprender esta y otras acciones hasta lograr la liberación de Nestora y el resto de sus compañeros.

 

En entrevista, un grupo de mujeres denunció que el 21 de agosto, soldados irrumpieron en la comunidad de Yahuitepec.

 

"Llegaron con insultos, diciéndonos pinches indias patas rajadas, a ver si son buenas para correr. También nos gritaban que dónde estaban los reos, pero para nosotros son delincuentes que estaban en proceso de reeducación, pero los militares los liberaron", expresaron.

 

Añadieron que “por eso queremos nuestras armas, porque a los que liberaron no se les vaya a ocurrir venir para tomar venganza, porque ellos sí son delincuentes”, dijo Celestino Peláez.

 

En tanto, habitantes de El Paraiso, como la señora Rogelia, comentó que a su marido, Germán, "los soldados se lo llevaron por error, porque él no es comunitario, solo que ese día salió a comprar un refresco y se lo llevaron, no sé nada de él".

 

Al retirar el bloqueo carretero, los integrantes de la policía comunitaria abordaron autobuses de pasajeros y vehículos oficiales del municipio de Ayutla de Los Libres, ya que, argumentó Campos Herrera, “contamos con el apoyo de nuestro municipio y así va a seguir siendo”.

 

Caos vial

Ayer, desde las 17:00 horas, unos 500 pobladores de las comunidades indígenas del municipio de Ayutla de los Libres se apostaron sobre la carretera Acapulco-Pinotepa Nacional, en el acceso al poblado de Cruz Grande, en Guerrero.

 

A lo largo de varios kilómetros, en ambos sentidos, quedaron varados trailers, autobuses, camiones de empresas privadas y vehículos particulares.

 

"Yo llegué a las 17:00 horas y me dijeron que ya no podía pasar. Están pidiendo que los soldados les devuelvan sus armas.La verdad yo creo que esta bien, están en su derecho, porque desde que ellos llegaron aquí, a Cruz Grande, se acabaron los asaltos, a mi me asaltaron tres veces", explicó Gabriel Beristain, chofer de trailer que cada ocho días transita por la Costa Chica.

 

En la carretera, en dirección a Marquelia, los comunitarios colocaron piedras, troncos y camionetas del municipio de Ayutla de los Libres, con lo que impidieron el paso de vehículos que inició el martes por la tarde.

 

Caso Tixtla

La CRAC aclaró que devolverá el armamento que le quitó a agentes de la Policía Municipal de Tixtla durante el jaloneo del lunes 26 de agosto. Gonzalo Molina explicó que los comunitarios en la demarcación solo utilizan armas de bajo calibre, como escopetas, rifles y pistolas.

"Se las quitamos (las armas), porque con esas nos apuntaron, pero de ninguna manera pretendemos quedarnos con el armamento", declaró Molina. Asimismo, admitió que durante el enfrentamiento, los comunitarios despojaron a los municipales de rifles H&K, considerados más letales que los AK-47.

RODOLFO MONTES Y JAVIER TRUJILLO