23 de marzo de 2013 / 03:15 p.m.

Cadereyta • Un hombre fue encontrado sin vida y con visibles muestras de tortura, a la altura del kilómetro 40.5 de la autopista a Reynosa, con dirección a Monterrey.

Fueron elementos de la Policía Estatal quienes realizaban un rondín de rutina cuando hicieron el macabro hallazgo.

El hombre, de entre 30 a 35 años de edad, se encontraba con visibles huellas de maltrato sobre una brecha que corre paralela a la autopista, a la altura de un puente que cruza un arroyo.

Los elementos estatales fueron quienes reportaron el hallazgo al filo de las 21:00 de ayer.

Al lugar llegaron elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones, quienes procedieron a colocar la señalización de advertencia para proteger la escena del crimen.

Mientras que los policías estatales formaron otro anillo de seguridad para salvaguardar la integridad física de los elementos ministeriales.

Los restos del hombre no se podían apreciar debido a los matorrales, ya que se encontraba a 20 metros de la carpeta asfáltica, aproximadamente.

Trascendió, de acuerdo a versiones policiales, que el ahora occiso tenía un orificio en la cabeza, por lo que no se descarta que los sicarios le hayan dado “el tiro de gracia”, aunque los detectives prefirieron esperar los resultados de la autopsia.

Se estima que el hombre tenía alrededor de seis días de haber sido ultimado, ya que su cuerpo se encontraba en avanzado estado de descomposición.

Además, presentaba huellas de haber sido semidevorado por los animales de rapiña.

Por su parte, un grupo de peritos de la Procuraduría de Justicia de Nuevo León recolectó lo que consideró probables evidencias que integrará a la averiguación para el desarrollo de las investigaciones.

Al sitio de los hechos también llegó el delegado del Ministerio Público para dar fe del macabro hallazgo.

Después de los trámites legales correspondientes, los restos del desconocido fueron enviados a la morgue del hospital Universitario, donde le practicarán la autopsia que marca la ley.

REDACCIÓN