Cynthia Valdez 
9 de agosto de 2013 / 08:49 p.m.

 

CULIACAN, SINALOA • El cadáver del escolta del gobernador Mario López Valdez, que apareció en dos videos acusatorios, fue encontrado en las inmediaciones de un conocido motel ubicado sobre la carretera ampliación Benito Juárez, La Costerita, al sur de la ciudad, confirmó la Procuraduría General de Justicia de Sinaloa.

De acuerdo con reportes de la Policía Ministerial, desde hace tres días les fue reportado que el cuerpo de Frank Armenta Espinoza sería encontrado en un punto entre Guasave y Culiacán, por la carretera, por lo que la corporación armó una brigada especial de búsqueda, desde la caseta de cobro del municipio norteño hasta la capital.

Fue a las 5:30 horas de este viernes cuando C-4 reportó a las corporaciones que en citado punto, en las inmediaciones del motel New York, estaba el cuerpo del agente de seguridad del gobernador.

Sin embargo, los trabajos periciales se hicieron de manera rápida y sigilosa, que cuando llegó la prensa al lugar ya se habían llevado el cadáver al Semefo. Para las 7:00 horas el cuerpo ya había sido trasladado al forense.

Marco Antonio Higuera Gómez, titular de esta fiscalía detalló que el cadáver de Frank Armenta presentaba dos heridas producidas por arma de fuego de lado derecho del rostro, en las muñecas y tobillos tenía marcas, lo que hacía ver que por tiempo permaneció esposado.

Estaba tirado envuelto en una cobija sobre un camino de terracería sobre la ampliación autopista Benito Juárez en las inmediaciones del fraccionamiento Prados del Sur, de esta ciudad.

El diagnóstico de los forenses es que tenía muerto entre 24 y 36 horas, por lo que ya empezaba a descomponerse

“Es víctima de la delincuencia organizada”, dijo el funcionario, mientras iba narrando los detalles del levantón y los posteriores hallazgos.

Frank Armenta fue privado de su libertad el 4 de junio pasado en la comunidad de Callejones de Guasavito, Guasave, a donde había ido de vacaciones con su familia.A fines de ese mes, apareció en un video donde acusaba y mostraba audios de Malova y altos funcionarios del área de seguridad, de estar coludidos con el cártel de Sinaloa.