11 de septiembre de 2013 / 11:58 a.m.

Monterrey • Un túnel por el cual un grupo de reos planeaba fugarse del Centro de Readaptación Social (Cereso) de Apodaca, Nuevo León, fue descubierto ayer por autoridades estatales y federales, luego de una serie de inspecciones que duraron varias semanas.

A través de un comunicado emitido ayer, la Secretaría de Seguridad Pública del Estado confirmó la detección del túnel. Se reveló que la excavación mide “un metro por unos cincuenta centímetros de ancho y tres metros de profundidad a nivel del piso”.

La perforación, refiere el comunicado oficial, tiene una longitud aproximada de 10 metros e iniciaba en el área de lavandería, con rumbo hacia la barda perimetral del centro penitenciario.

La Procuraduría de Justicia en el Estado inició la averiguación correspondiente y hasta el momento se ha detectado que 15 internos participaron en la excavación. En tanto, la investigación continúa y será turnada en su momento a la autoridad pertinente, concluye el comunicado.

De acuerdo a una fuente cercana a las investigaciones, la horadación era cavada por los internos del reclusorio, quienes habían planeado concretar un escape masivo como el ocurrido la madrugada del 19 de febrero de 2012, cuando se fugaron 37 presos tras consumarse la matanza de otros 44.

Pese a que las investigaciones del caso se manejan con total hermetismo, trascendió que hace algunos meses, la Procuraduría de Justicia en el Estado obtuvo informes sobre la existencia del túnel, por lo que en coordinación con instancias de seguridad estatales y federales hicieron diversas revisiones en las instalaciones del centro de reclusión, ubicado a un lado del Campo Militar.

Tras varios operativos sorpresa en el interior del Cereso, considerado de alta seguridad, este martes localizaron dicho túnel.

Según las fuentes que revelaron el frustrado intento de fuga, el sitio donde se efectuaba el agujero colinda con la barda perimetral del reclusorio, la cual queda a unos metros del lugar de la fuga perpetrada hace un año y siete meses.

Presuntamente, la mayoría de los confinados del centro penitenciario tenían conocimiento de la excavación, pero por temor nadie se atrevía a reportar el hecho.

Los internos que sabían de ello se percataron del intento de evasión porque supuestamente quienes excavaban el túnel durante la noche, sacaban la tierra por medio de carretillas.

Las autoridades descubrieron acumulaciones de tierra sospechosas en los patios del área de visita familiar y en el aledaño a la cocina del centro de reclusión, lo que derivó en el despliegue de operativos de inteligencia para dar con los responsables.

Ayer por la tarde fue evidente una intensa movilización de fuerzas de seguridad estatales y federales en el interior del reclusorio, aparentemente para ubicar a los responsables, así como para confiscar las herramientas utilizadas en el frustrado intento de evasión.

REDACCIÓN