1 de agosto de 2013 / 03:33 p.m.

Monterrey • Hannibal Lecter, temible personaje que se ha convertido en un icono de las cintas de terror, tuvo su origen en Monterrey.

El asesino desmedido que apareció por primera vez en 1981 para posteriormente cobrar mayor relevancia en El silencio de los inocentes, surgió en esta ciudad.

Se trata del doctor Alfredo Ballí Treviño, un hombre que en 1961 fue el último mexicano en recibir la pena de muerte en el país, condenado por haber asesinado a su pareja.

La identidad fue revelada por el propio creador de Hannibal Lecter, Thomas Harris, en una nueva introducción para el aniversario 25 de la obra literaria en la que se basaron para filmar la cinta ganadora del premio Oscar.

“El Dr. Salazar (lo llamaré así para proteger su verdadera identidad) era hombre pequeño, ágil y con cabello rojo oscuro. Se quedaba muy quieto y había cierta elegancia en él. Horas después de que platicamos, un carcelero me reveló que el doctor era un asesino y que como cirujano podría empaquetar a su víctima en una caja sorprendentemente pequeña”, escribe Harris en el documento.

Según los datos proporcionados por el escritor, la identidad del misterioso doctor corresponde a Alfredo Balli Treviño, un asesino que en la década de los 60 conmocionó al país tras el macabro asesinato que ejecutó en contra de su pareja sentimental.

En el 2008, un año antes de morir, Balli Treviño, que purgó una condena de 20 años en el penal del Topo Chico, en entrevista para MILENIO aún se negaba a relatar aquel pasaje traumático que no sólo lo llevó tras las rejas, sino también a ser la musa de Thomas Harris.

“No me gusta hablar de eso, fue algo traumático que quisiera que se quedara atrás”, declaraba en entrevista Balli Treviño a MILENIO en el 2008.

Sin lograr un nuevo encuentro, Thomas Harris nunca pudo revelar a Alfredo Balli su cuantiosa ayuda para que Hannibal Lecter naciera, pues si bien el doctor regiomontano no es exactamente el sangriento asesino de ficción, su elegante personalidad fue el punto de partida para este icónico personaje.

Hasta el año 2009, año en el que falleció a los 81 años de edad, Alfredo Balli continuaba superando su tormentoso pasado atendiendo a personas de la tercera edad en un consultorio ubicado en la colonia Talleres, en el municipio de Monterrey.

ABELARDO LUZANÍA