27 de marzo de 2013 / 12:26 a.m.

 Monterey.- • La Profepa ya concluyó el procedimiento administrativo y turnó al Ministerio Público el caso del incendio en la Sierra de Santiago, donde dos excursionistas son señalados como responsables de haber provocado el fuego, que destruyó 168.91 hectáreas en el paraje conocido como Mesa de Vaca.

Juan Carlos Moreno Loo, delegado de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, explicó que, en caso de ser hallados culpables por la autoridad penal, los jóvenes Javier Garnica, de 18 años, y Adán Acosta, de 19, podrían enfrentar una pena de cárcel de hasta 10 años.

"Estas penas se agravan, porque la ley marca que en caso de suceder dentro de un área natural protegida, las sanciones son mayores", puntualizó Moreno Loo.

De acuerdo a la Ley General de Desarrollo Sustentable, el provocar un incendio en zona protegida amerita una multa económica de 300 a tres mil días de salarios mínimo y una pena de cárcel que va de los dos años a los diez en prisión.

Aclaró que la ley no habla de agravantes o atenuantes, sino solo de responsables, por lo cual no influye si fue con dolo o por accidente.

En este caso, son dos procedimientos, uno el administrativo a cargo de Profepa, donde se define si hay responsables del siniestro, y otro, que es el penal, donde se define si amerita una sanción y de qué tipo.

"Iniciamos con el procedimiento en contra de los responsables, al momento todavía no se presenta la querella, tenemos un último elemento que debemos tomar en cuenta, y es posible que si no es el día de hoy, es el día de mañana que estaremos presentando la querella ante la PGR", enfatizó Moreno Loo.

El incendio se inició el pasado domingo 3 de marzo, cuando los dos jóvenes excursionistas se perdieron en el paraje conocido como Mesa de Vaca y, para ser ubicados, encendieron una fogata.

Sin embargo, el fuego se les salió de control y, temerosos de quedar encerrados entre las llamas, los dos muchachos optaron por bajar de la sierra, mientras el personal de Conafor y de Protección Civil del Estado combatían el fuego por aire y tierra.

El delegado de Profepa advirtió que en este incendio, afortunadamente, se dañaron solo zonas de matorrales y no árboles mayores.

Sin embargo, será el Ministerio Público quien determine si considera que se debe turnar el caso a un juez federal y este quien dicte la sentencia con los dos jóvenes identificados como los responsables.

  FRANCISCO ZUÑIGA