20 de marzo de 2013 / 08:33 p.m.

Monterrey • Los propietarios o encargados de casas de empeño que vendan mercancía robada podrían hacerse acreedores a una sanción de hasta 10 años de cárcel, en base a una reforma al Código Penal planteada por la bancada del PRI.

Francisco Cienfuegos, presidente de la Comisión de Seguridad, indicó que la modificación al artículo 411 de la citada normativa impondrá prisión de 2 a 6 años a las personas que después de la comisión de un delito, reciban un producto para su venta.

Si el valor de dichas prendas es superior a los 30 mil pesos la pena se incrementa de 5 a 10 años.

"El encubrimiento prevé una conducta dolosa no culposa, porque el sujeto activo quiere la conducta desplegada, sin cumplir con el deber de tomar las precauciones necesarias para comprobar de que la persona de quien la recibió tenía derecho de disponer de la misma", detalló en tribuna.

Aunque se acepta que las personas pudieron adquirir de buena fe los productos o bienes, la reforma advierte que están obligados a revisar la procedencia para descartar cualquier anomalía.

Incluso, la redacción contempla que cuando los bienes están relacionados con el giro comercial del tenedor o receptor y sean dos o más productos, se acreditara en forma automática que tenía conocimiento de que eran robados.

Para fines de la reforma, se considera que el delito y encubrimiento se configura bajo dichos supuestos.

"Se deduce que el encubrimiento en su modalidad de receptación lesiona no sólo el bien jurídico tutelado de la administración y procuración de justicia, sino que también tiene su carga de delito patrimonial", destacó.

La modificación aboga por una presunción de culpabilidad cuando por la edad o condición económica del que ofrece la cosa o el valor de la misma y el precio al que se ofrece, la parte receptora no infiera que se trata de un artículo robado.

Tras su lectura en tribuna, la iniciativa fue turnada a la Comisión de Justicia y Seguridad Pública.

LUIS GARCÍA