29 de mayo de 2013 / 12:28 p.m.

Monterrey  • El Congreso del Estado aprobó este martes en lo general y en lo particular, la tipificación del delito de Feminicidio en Nuevo León, con penas que van desde los 30 y hasta los 60 años de prisión, dependiendo de los agravantes del crimen.

Se trata de una serie de reformas al Código Penal del Estado en su artículo 331 principalmente; al Código de Procedimientos Penales y a Ley de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, que permiten sancionar el asesinato de mujeres por motivos de género.

El presidente de la Comisión de Justicia y Seguridad Pública, Francisco Cienfuegos Martínez, explicó que con la redacción de las reformas se evita la confusión entre el homicidio común de una mujer y uno que obedezca a feminicidio.

“Para que se pueda considerar como feminicidio entre ellos es que se le haya abusado a la persona de manera sexual, que haya tenido violaciones antes y que se hayan comprobado, que adicional se compruebe que haya habido acoso, que haya habido amenazas a la mujer; nosotros podemos tener este parámetro, muy palpable, para que las diferentes instituciones del área de prevención del delito, de los Institutos de la Mujer, tanto estatal como municipal, puedan destinar programa específicos para poder disminuir esto”.

En este sentido las ejecuciones de mujeres por parte de grupos del crimen organizado no serán considerados feminicidios, pues según el dictamen aprobado en pleno será considerado feminicidio “el homicidio cuando por razones de género, se ejecute acción u omisión dirigida contra una mujer, privándola de la vida”, según el texto.

Sin embargo tendría que tener tres características: que la víctima presente signos de violencia sexual de cualquier tipo; cuando existan datos de cualquier tipo de violencia, o bien, datos de amenazas, acoso, hostigamiento o lesiones del sujeto activo en contra de la víctima, o cuando a la víctima se le haya infligido actos infamantes, degradantes o mutilaciones, de manera previa o posterior a la privación de la vida.

Las reformas pretenden sancionar con 25 a 50 años de cárcel y multa de 4 a 8 mil cuotas salariales a quien sea encontrado culpable de cometer feminicidio.

Además, contempla el agravante en caso de que exista un lazo afectivo, parentesco, docente, sentimental, o de confianza laboral entre el atacante y la víctima, estableciendo sanción de 30 a 60 años de prisión.

La propuesta fue hecha por la ex diputada, Jovita Morín, del diputado Erick Godar, algunos organismos civiles y dependencias estatales.

Reynaldo Ochoa