26 de junio de 2013 / 02:05 p.m.

El ombudsman nacional, Raúl Plascencia Villanueva, denunció que el hacinamiento y las restricciones y carencias que sufren las 11 mil 901 internas procesadas y sentenciadas impiden el efectivo ejercicio de sus derechos humanos.

Al presentar el Informe Especial de la CNDH sobre Mujeres en Reclusión, destacó que en 47 de las 69 cárceles que albergan población mixta (hombres y mujeres) existe un régimen de autogobierno, lo que pone en riesgo la seguridad de las mujeres y del personal carcelario.

Destacó que de 1997 a junio de 2012, en algunos centros hubo un crecimiento de 167.62 por ciento en la población femenil, mientras que en la actualidad hay una sobrepoblación que va de 12 a 97 por ciento.

Algunas internas, dijo, fueron “obligadas a desnudarse y a realizar sentadillas como parte de la revisión para su ingreso a algunos centros y durante las revisiones de rutina en las estancias.

“Expusieron que cuando las autoridades hacen cateos o revisiones les quitan el uniforme, quedando en ropa interior frente a oficiales (varones), situación que también se lleva a cabo cuando acuden a los juzgados.”

La CNDH observó que no existe una adecuada separación de hombres y mujeres, particularmente en las áreas de ingreso, observación y clasificación. Además, en diversos centros carcelarios los varones deambulan en el área femenil y en otros se permite que internos e internas convivan en las áreas comunes.

También señaló que en la mayoría de las cárceles que alojan población femenil y varonil la atención médica es deficiente, no existen instalaciones específicas para mujeres ni personal médico especializado. En algunos casos el abasto de agua es limitado.

El ombudsman indicó que en noviembre de 2012 se detectó que había 377 menores de edad viviendo con sus madres y 48 internas embarazadas. Es decir, que no existe un área para que permanezcan con sus hijos lactantes o menores de edad.

De acuerdo con autoridades penitenciarias, en abril de 2013 la población femenil recluida en penales del país fue de 11 mil 901 mujeres, de las cuales 8 mil 839 enfrentar cargos del fuero común (74.27 por ciento). De este número, 4 mil 532 están siendo procesadas y 4 mil 307 fueron sentenciadas.

En tanto, 3 mil 62 internas cometieron delitos del fuero federal y representan 25.72 por ciento de la población total de mujeres recluidas.

— MARÍA EUGENIA JIMÉNEZ