25 de febrero de 2015 / 03:42 p.m.

Ciudad de México.- La Procuraduría General de la República informó al Senado que en los últimos 15 años ha habido 103 periodistas asesinados y en la actualidad se encuentran 55 en calidad desaparecidos, en todo el país.

De acuerdo al documento de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos Contra la Libertad de Expresión, perteneciente a la PGR, 2010 fue el año más violento para los informadores con 13 asesinados, seguido por 2009 con 12 y 2011 y 2012 con 12 muertos.

Además, los estados de Chihuahua y Veracruz son los más peligrosos con 16 periodistas asesinados cada entidad, en segundo lugar está Tamaulipas con 13 y Guerrero con 11.

El informe señala también que de 2010 a 2015 se han registrado 652 Averiguaciones Previas iniciadas por delitos cometidos en agravio de periodistas y medios de comunicación.

Senadores de la Comisión de Justicia y una delegación de PEN International intercambiaron puntos de vista sobre el estado que guarda la libertad de expresión en México, así como los obstáculos que enfrentan periodistas y profesionales de la comunicación.

Al inicio del encuentro, integrantes de la delegación, que encabezó John Ralston Saul, hicieron un llamado para garantizar la libertad de expresión y el ejercicio periodístico, así como para que "la violencia no se trague a la democracia" mexicana.

En el encuentro, Aline Davidoff, presidenta de PEN México, destacó que una nación sin libertad de expresión, "es un país donde la democracia es dudosa y donde el sufrimiento de la gente, que es lo que nos preocupa también, no hará más que crecer".

Hizo un llamado para aplicar el marco legal y garantizar la libertad de expresión y el ejercicio periodístico en México.

"Las leyes ya existen, pero hay un problema en la implementación, hay un problema en regresar a este país a su camino legal", para que ciudadanos, escritores, periodistas, blogueros, niños y estudiantes puedan vivir en paz, añadió.

Dina Meza, presidenta de PEN Honduras, dijo pidió que la violencia no 'se trague' a la democracia y manifestó que criminalizar el derecho a la libertad de expresión trae como consecuencia el silencio, la censura y la autocensura.

FOTO: EspecialMILENIO DIGITAL/ OMAR BRITO Y ANGÉLICA MERCADO