— RUBÉN MOSSO
14 de mayo de 2013 / 01:44 p.m.

El procurador general de justicia del Distrito Federal, Rodolfo Fernando Ríos Garza, confirmó la detención y consignación a un penal de la capital, de dos de cuatro meseros que presuntamente asesinaron a Malcom Latif Shabazz, nieto del activista político estadunidense Malcom X.

La muerte del afroamericano, derivó porque protestó por un cobro excesivo de una cuenta de mil 200 dólares que le querían hacer pagar en el bar denominado The Palace Club, el cual se ubica en la Plaza de Garibaldi.

Indicó que los sospechosos del crimen son David Hernández Cruz y Manuel Alejandro Pérez de Jesús, trabajadores del centro nocturno. Dichas personas fueron internados en el Reclusorio Preventivo Oriente.

Detalló que estas personas utilizaron ""un objeto contundente de borde romo"", para golpear al nieto de Malcom X, quien murió ""por alteraciones viscerales y tisulares que incluyen traumatismo craneoencefálico, fracturas mandibulares y fracturas costales"".

El procurador mencionó que Malcom Latif entró al citado establecimiento, después de que fue enganchado por dos mujeres, a quienes se busca para saber si tuvieron participación en el crimen.

Destacó que los empleados de los bares de Garibaldi enganchan a extranjeros o mexicanos, a través de tarjeteros que operan en la calle, mismos que invitan a pasar a los visitantes a los bares y centros nocturnos de esa zona.

Ríos Garza dejó claro que el delito se cometió al interior del The Palace Club, donde fue golpeado, luego de que el estadunidense protestó por el cobro “excesivo” de la cuenta, ya que le pedían pagar mil 200 dólares.

Descartó la versión de que el joven afroamericano cayó de un primer piso como aseguraron algunas personas.

""Alrededor de las 03:00 horas del 9 de mayo, dos meseros junto con dos sujetos, les exigieron el pago de una cuenta que ascendía a mil 200 dólares.

""Los agraviados no estuvieron de acuerdo por el monto del consumo y al no llegar a un arreglo, el hoy occiso fue golpeado y su acompañante fue amenazado y despojado de sus pertenencias en el interior del inmueble"", narró.

Explicó que durante el cateo al bar, se pudo constatar que el equipo de grabación de las cámaras de video fue desprendido del lugar donde presuntamente operaba.

También se comprobó que las cámaras de vigilancia estaban movidas y el enfoque volteado hacía la pared y se hallaron indicios, como papelería que utilizaban las denominadas tarjeteras del establecimiento para atraer clientes al lugar de los hechos.

El funcionario señaló que mantienen contacto con la Embajada de Estados Unidos en México, para saber quién va a recoger el cuerpo de Malcom, ya que la familia de la víctima les informó que ellos no van a viajar a México.

Cabe mencionar que el estadunidense murió la madrugada del pasado jueves, en el hospital de urgencias de Balbuena.