5 de abril de 2013 / 02:50 p.m.

Monterrey • La cultura de trabajo y esfuerzo, aunado a las oportunidades de educación que tienen los jóvenes en Nuevo León, es uno de los principales factores que inciden para reducir entre ellos los índices de pobreza, pero aunque queda mucho trabajo por hacer, porque la ideal es reducirla totalmente.

Juana Aurora Cavazos Cavazos, secretaria de Desarrollo Social en la entidad, comentó que a pesar de que desde hace tiempo se tienen mejores condiciones que en el resto de la república, no ha cesado el trabajo para mejorar el nivel socio económico de niños y jóvenes.

"Se ha logrado avanzar, a pesar de que en los últimos tiempos la crisis financiera internacional que le ha pegado a México, los diferentes desastres naturales por lo que hemos atravesado, como el Huracán Alex, y ahora la Sequía, favorecen la pobreza".

De acuerdo a datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), en México, viven 21.4 millones de pobres que tienen entre 0 y 17 años. Es decir, el 56.8 por ciento del total. 16.4 de ellos viven en pobreza total.

En cambio, en Nuevo León, sólo el 26 por ciento de los menores, que son 971 mil personas, viven en esa situación, y la estadística va a la baja.

"En el ámbito social en esta sector, existen programas estatales, que seguramente son los que han hecho amortiguar estos embates.

En nuestro estado, 34.6 por ciento de los menores de edad no sufren ni pobreza ni vulnerabilidad, y muestra una mejoría considerable desde 2008, cuando había 26.7 por ciento en esta situación. En ese año, se registró un 9.8 por ciento vulnerable por ingresos, y un 29.5 por ciento vulnerable por carencias sociales.

Esto va íntimamente ligado a mejorías en otros rubros, como por ejemplo la cuestión educativa, dijo la funcionaria estatal.

"En el rezago educativo, se logró bajar de 17 puntos a 13 puntos".

Es por ello que entre los programas que ha implementado el Gobierno Estatal existen algunos de becas para que se mantengan en el estudio.

FRANCISCO ZÚÑIGA