11 de enero de 2013 / 03:07 p.m.

 De 2010 a 2012 el número de mexicanos en pobreza extrema se incrementó en 1.3 millones, al pasar de 11.7 millones a 13 millones, y 93 por ciento de esta población no tiene acceso a un sistema de protección específico.

Al participar en el Foro 2013 “Políticas públicas para un desarrollo incluyente”, el subsecretario de Desarrollo Urbano de la Sedesol, Javier Guerrero García, dijo que a escalas local, municipal y regional se tiene que generar una gran movilización social que permita avanzar en el combate a la pobreza extrema.

En su intervención, recordó que de acuerdo con cifras de Conapo, México cuenta con 53 millones de pobres, de los cuales 13 millones se encuentran en pobreza extrema.

"“Si atendemos a las cifras de 2008 a 2010 vemos que prácticamente no hubo un movimiento en el porcentaje y en los números absolutos de pobreza extrema. Pero de 2010 a 2012, de 11.7 millones de personas en pobreza extrema, según la estimación de Conapo tenemos ya 13 millones”", indicó.

En representación de la titular de la Secretaría de Desarrollo Social, Rosario Robles, Guerrero García comentó que se deben orientar los instrumentos y acciones del Estado para las comunidades donde la pobreza alcance 80 por ciento.

En el Centro Banamex y sin dar detalles, mencionó que se busca crear el Consejo Nacional de Inclusión Social y Bienestar, en el que se concentrarán todos los programas sociales de combate a la pobreza.

Agregó que este onsejo incluirá a organizaciones civiles, niveles de gobierno y al Ejecutivo federal.

Recordó que actualmente se cuenta con 273 programas federales y dos mil 391 estatales y municipales, por lo que se requiere establecer un acuerdo con precisiones específicas para las localidades.

Además, dijo que se buscará la creación de un padrón único de beneficiarios para establecer metas específicas y la focalización del territorio.

""Tenemos que crear un ambiente social de participación, de movilización y de reivindicación social que permitan exigir o crear condiciones objetivas a la prevención interinstitucional y al ejercicio de las responsabilidades constitucionales que tienen los niveles de gobierno”", expresó.

Mencionó que de 2006 a 2012 se gastaron 1.6 millones de pesos en atender la pobreza del país.

Después, en entrevista, señaló que el reto es pasar de las transferencias a un modelo que permita llegar a la autosuficiencia.

“"El compromiso estratégico fundamental es combatir el hambre y la pobreza, además de que tenemos claros los compromisos y las metas del milenio que tendríamos que estar accediendo en 2015: mantener y ampliar el programa Oportunidades”", agregó.

— SILVIA ARELLANO