27 de mayo de 2013 / 12:51 p.m.

Monterrey  • A pesar de que en Nuevo León más una tercera parte de los electores (el 34 por ciento) siempre votan por un mismo partido, las presiones y coacciones el día de la jornada electoral el pasado 2 de julio del 2012 estuvieron presente en al menos un 2 por ciento de los ciudadanos con derecho a voto.

Derivado de los Espacios de Reflexión, realizados por la Comisión Estatal Electoral entre mil 054 electores que participaron en este ejercicio, 21 dijeron haber sido presionados, y si bien la mitad prefirió omitir el modo, la mayoría destacó que fueron las amenazas, quedando en un segundo lugar la coacción económica.

El número se eleva cuando se habla de aquellos electores que si bien no fueron coaccionados, sí observaron este tipo de situaciones y prácticas ilegales (un 5 por ciento), mientras un 6 por ciento, señaló haber visto intentos de compra de votos afuera de las urnas.

En Nuevo León, 43 por ciento de los ciudadanos ya sabe por quién votará el día de la jornada electoral pues se inclinan más por un partido que por un candidato; la información arroja también que 22 por ciento decide su sufragio al arranque de la campaña y sólo un 25 espera a ver su desarrollo.

Son menos del 10 por ciento aquellos que deciden en la semana de veda o el día de la elección.

Un 36 por ciento vota de acuerdo al candidato que proponga cada partido y el 11 por ciento espera al día del debate en cualquiera de los puestos para saber a dónde inclinará el sentido de su voto.

La encuesta arrojó que un 16 por ciento de los votantes se inclinan por cambiar los modos de realizar el sufragio por una urna electrónica, aunque la tendencia de conservar el sistema tradicional es mucho mayor con un 68 por ciento.

Daniela Mendoza