3 de marzo de 2013 / 11:45 p.m.

Monterrey.- • Entre la comunidad católica en Monterrey se percibe tranquilidad, a pesar de la renuncia del ahora papa emérito Benedicto XVI, informó el arzobispo de Monterrey, Rogelio Cabrera López.

Esta etapa que está pasando la Iglesia, expresó el prelado, ha servido para que los fieles se unan en oración para que el cónclave elija al cardenal que guiará el ministerio de Pedro, además de reafirmar su fe y esperanza.

El arzobispo pidió a la comunidad católica que sigan elevando oraciones para que el Colegio Cardenalicio tome la mejor decisión, que será anunciada con el repique de campanas en las iglesias del mundo entero.

“La mayoría, al menos a quienes puedo escuchar directamente su opinión (de fieles), es una gran simpatía por el papa emérito Benedicto XVI, su gran simpatía, su honestidad y su sentido alto de misión espiritual; todos estamos a la expectativa de quién será el próximo papa de la Iglesia católica”, mencionó.

Entre los asistentes a la misa dominical, celebrada en la catedral de Monterrey, el ambiente fue similar al de semanas anteriores, de oración y cumplimiento a las doctrinas. La cantidad de creyentes que se reúne domingo a domingo no tuvo variaciones, según se informó.

“"Hay un ambiente de serenidad de la gente, de mucha oración y han surgido iniciativas muy bonitas para promover la oración, como la que salió en Estados Unidos de ‘adopta un cardenal’, para que el voto sea siempre a favor de la Iglesia"”, dijo el arzobispo.

El pasado 28 de febrero el papa emérito Benedicto XVI dejó la sede vacante, por lo que este domingo no se rezó el “"Ángelus"” en la plaza de San Pedro, como no sucedía desde hace ocho años.

Fue el 11 de febrero cuando Joseph Ratzinger anunció su renuncia, que se hizo efectiva el último día de este mismo mes. El Papa emérito argumentó problemas de salud, por lo que se le dificultaba dirigir el ministerio petrino.

SANDRA GONZÁLEZ CORTÉS