23 de marzo de 2013 / 07:39 p.m.

Pero no, el plantel no está particularmente feliz con su desempeño en este momento.

Desde la perspectiva del Heat, es casi como si estuvieran simultáneamente en una mala y una buena racha luego de tener que enfrentar déficits de más de 10 puntos en tres partidos consecutivos, y aún así encontrar la manera de llevarse los partidos, casi como los 22 compromisos que precedieron esta semana.

"Estoy asumiendo la visión del mundo, de que aún podemos mejorar", dijo el alero Shane Battier. "De ninguna manera estamos jugando nuestro mejor básquetbol en este momento. Estamos ganando los partidos, pero tenemos mucho margen para mejorar. No hemos empezado bien los últimos dos juegos y nuestro enfoque defensivo no ha estado presente. Ha estado allí en la segunda mitad y cuando lo necesitamos, pero tenemos que hacerlo más consistentemente".

Incluso al acercarse cada vez más al récord de la liga de 33 victorias consecutivas, establecido por los Lakers de Los Angeles en 1971-72, la mayor preocupación en el vestuario del Heat es que no están en la mejor forma para los playoffs, cuando quedan apenas 14 partidos para la postemporada. El equipo ha caído en desventaja en el primer período en sus cinco últimos encuentros, ha ido perdiendo al medio tiempo en sus últimos tres partidos y ha sido superado en promedio de encestes en tres de sus pasados seis encuentros.

La próxima oportunidad de solucionar algunos de estos problemas será el domingo en casa cuando reciban a Charlotte (16-52) —un equipo que tiene dos victorias consecutivas, aunque está a 38 juegos detrás del Heat (54-14) en la tabla de posiciones de la Conferencia del Este.

"Estamos pendientes, sin duda", dijo el entrenador del Heat, Erik Spoelstra. "Necesitamos jugar los partidos completos. Ya son tres partidos en fila que nos ha faltado el arranque energético que buscamos. Tendremos una oportunidad de volver al buen camino el domingo. Sin excusas. No estamos haciendo excusas para nosotros, el itinerario de partidos, ni nada. Sólo necesitamos más consistencia".

Al mismo tiempo, decir que los actuales campeones de la NBA están nerviosos por esta situación sería una exageración.

"Todos quieren que ganemos por 30 (puntos) cada noche", dijo Dwyane Wade. "Lo siento. No es posible".

Wade dijo que ha visto comentarios de aficionados en Twitter que no están exactamente felices con los dramáticos partidos recientes, y en una mención decía que el Heat estaba provocando infartos.

Pero él no ve esos momentos de los partidos como un motivo de angustia. Más bien los ve como algo divertido.

"Creo que es bueno para el juego", dijo Wade. "Mantener a la gente entretenida, mantener a la gente viendo, mantener a la gente en el estadio hasta que acabe el partido. ... Para nosotros, no importa si vamos arriba o abajo. Jugamos juegos dentro de los juegos. Abrimos rachas en momentos diferentes. Tenemos mucha confianza. No lo hacemos adrede, pero tenemos mucha confianza en nuestro equipo y podemos armar rachas rápidas".

Y eso ha quedado probado.

AP