Edgar González
24 de marzo de 2013 / 09:04 p.m.

Tras ser reportado como uno de los cuarenta y siete jugadores que se encuentran involucrados en el caso de fraude por cobros indebidos de incapacidades al IMSS en Jalisco, el hoy delantero de los Lobos de la BUAP, ex del Atlas, Hebert Alférez, dijo estar tranquilo ante la situación, pues cuenta con los documentos que avalan que él no incurrió en el delito federal que se le acusa.

"Es algo que me tiene tranquilo en el sentido de que uno no incurre en ninguna falta, yo puedo presentar, en su momento presenté una resonancia magnética cuando me pasó mi lesión, yo estaba lesionado, he escuchado que dicen que cobramos sin haber estado lesionados, que jugamos el fin de semana, yo no tengo ningún problema para presentarme ante el IMSS y demostrar".

No obstante el ariete Licántropo admitió que luego de cobrar la incapacidad su club le pagó los días que estuvo ausente por lesión, situación que dijo no es delito, pues ya es decisión de cada patrón si se eroga un monto o no, razón por la que insistió que no le roba el sueño toda esta polémica.

"Si en alguna falta incurrí fue en que Atlas me volviera a pagar, por ahí estamos bien orientados, mi representante ha trabajado en eso, depende, cuando una persona normal o una persona que está dada de alta en el IMSS no va a trabajar, le paga el IMSS, pero después el patrón o la empresa decide si le vuelve a pagar a no, entonces en ese aspecto creo que estamos amparados".

Sin embargo, Alférez dijo haber tomado sus previsiones legales y por ello recurrió a la asesoría de un abogado, el que ha iniciado los trámites de un amparo para prever cualquier situación que pudiera afectarle, en espera de que todo quede aclarado a la brevedad y así limpiar su nombre en este escándalo.

"Ahora estamos buscando el amparo que se nos dé por cualquier cosa, porque nosotros también estamos preparados, en mi caso yo puedo salir y declarar que yo no hice ninguna falta, que cuando se me pagó alguna incapacidad era por alguna lesión, donde Hebert Alférez no estaba entrenando, no estaba teniendo participación en competencia y estoy tranquilo, la verdad en ese aspecto estoy muy tranquilo".

Por último, admitió que le cuesta asimilar la situación, sobre todo porque afectó ya a sus familiares y seres cercanos, que de inmediato se comunicaron con él para saber la realidad de las cosas, lo que pudo aclarar y confía que así se esclarezca con las autoridades que investigan el tema.