Carlos Hernández Castrejón
12 de febrero de 2013 / 09:48 p.m.

Hérculez Gómez pide que la afición lagunera tenga confianza su equipo, pues ve como una oportunidad de cambiar el rumbo del equipo cuando visiten al líder Tigres y luego reciban al sublíder América.

Tras los abucheos recibidos por el público el domingo, el seleccionado estadounidense dijo: "La afición está en su derecho de estar molesta, porque molestos estamos todos, no me incomodan los abucheos después del juego, pero durante el partido quiero que este lugar sea difícil para el rival, no para el local, que pese para el visitante, pero todos, en esto estamos todos juntos".

Ahora piensa en Tigres, al que define un rival como cualquiera de complicado, "son los partidos que a un futbolista le gusta jugar, yo quiero esa responsabilidad, saber lo que significa este partido para la afición, por eso yo quiero sentir esa presión, para nosotros sería lo máximo, por eso cuando viene el partido contra el líder Tigres y el sublíder que es América, si uno puede mostrar algo diferente en esos partidos, la temporada cambia".

Resaltó que lo importante es haber aprendido la lección, "cada vez que a uno no le va de la forma que quiere, es una buena oportunidad de corregir y mejorar, así es como veo el partido que viene ante Tigres, me parece que muchos en la Comarca Lagunera no esperan que hagamos algo bueno en las próximas dos semanas. Nosotros tenemos ganas de que llegue la hora de estar en Monterrey, ante el mejor equipo del torneo por lo que dicen los números y lo que es su futbol, pero yo lo veo como una linda oportunidad".

Hérculez advierte que el cuadro felino no será nada fácil y menos en su estadio, "es complicado pero es el momento para comenzar algo bueno en Santos, sé que todos estamos frustrados, los primeros en no estar contento somos nosotros y ojala que todo el mundo lo vea de esa manera, como el momento de hacer algo que llame la atención, jugarles de tú a tú, sorprender y empezar algo".

Dice que esta semana hay que trabajar en la contundencia, pues han faltado goles. "Es complicado ante las lesiones que se presentan, cambios de alineación, cosas que se corrigen en los entrenamientos y con tiempo, no es lo que queremos oír, pero es la realidad, es un proceso, algo nuevo y es de tiempo, nosotros somos lo principales interesados en querer cambiar todo esto, en esto estamos, quizá de fuera se ven las cosas de manera distinta, pero nosotros hacemos nuestro máximo esfuerzo, a veces sale y a veces no".

Al referirse a lo cerca que ha estado del gol, Gómez expuso: "Qué puedo decir, de esto vivo yo, estoy jugando de delantero o de volante, lo mío es estar frente al arco, en las últimas semanas he tenido goles anulados, balones en los postes y hay veces que uno como jugador enfrenta ese tipo de retos, la cuestión es seguir, trabajar, nos faltan goles, goles que cambian los partidos. Ante Pachuca estrellé un remate en el palo en los primeros minutos, de haber entrado cambia el panorama del encuentro".

Asume su responsabilidad en el ataque ante la ausencia de Oribe como un reto personal, "yo vine a este equipo y me la he pasado muy bien dentro y fuera de la cancha, cuando se me ha dado la oportunidad he demostrado ser un jugador efectivo, pero hay que aprovechar, Oribe es alguien muy importante, cambia el esquema del equipo, pero hay confianza y fe".

Por otro lado, el atacante afirmó que Santos aspira a seis puntos en los próximos dos encuentros, "este equipo no baja los brazos, falta de ganas no es, aquí todos somos profesionales, no deben perder la fe tan fácil, hace apenas dos torneos éramos campeones con el mismo equipo, hay que estar tranquilos y saber que la exigencia comienza desde nosotros mismos, entendemos lo que nos jugamos, lo que esto significa para la afición".