12 de septiembre de 2013 / 01:04 a.m.

Los corredores siempre han sido pieza fundamental del éxito de los Borregos Salvajes. Grandes escapadas y velocidad los han distinguido. Como la de Erick de Hoyos la semana pasada contra el Tecnológico de Santa Fe, quien en su primer partido con el equipo mayor logró escaparse 40 yardas.

"Se siente muy padre lograr anotar y hacerlo tan pronto, espero siga así", afirmó tímidamente el corredor. Su actuación no es de extrañarse, se puede decir que el futbol americano corre en su sangre, al ser hermano del más veterano de los lanudos.

Santiago de Hoyos recuerda como en un tiempo fue coach de su hermano menor en el club Águilas y hoy es su compañero en la cancha "nuestro primer partido equipados juntos fue el clásico. Es difícil ver cuando lo golpean...uno considera que todos en la cancha son tus hermanos y cuando tienes al tuyo jugando sientes que lo debes proteger".

Por otro lado, Erick nos asegura que su hermano mayor se transforma en el campo "es muy exigente, nos insiste mucho para que hagamos las cosas bien y eso es bueno porque nos permite superarnos, pero ¡sí es otro! (risas)".

¿Es una ventaja tener a tu hermano en el equipo?

"Pues la verdad no se que decirte, hay varios que son hermanos y siento que se nos exige igual, si estoy aquí es por que me lo he ganado", agrega Erick.

En 4 años con el equipo Santiago, y los de su generación despejaron un poco los dudas hacia los jóvenes "cuando empecé en 2009 éramos un equipo muy joven y eso nos pesó, pero poco a poco logramos salir adelante", nos comenta.

El veterano nos confiesa que al empezar la temporada surgieron muchas dudas sobre Borregos, por la transición del Coach Frank González a César Martínez. Además de un plantel plagado de novatos, pero que los resultados se han dado en la cancha, incrementando así la confianza en el equipo y de que están haciendo las cosas bien.

Estos corredores han iniciado la temporada 2013 con buen pie, sin conocer la derrota y comparten el sueño de alzar juntos el campeonato. El primero de uno y el tercero del otro.

Johanna Peña