27 de mayo de 2013 / 04:36 a.m.

Agradecidos con Dios y con el apoyo de la afición, así se mostraron técnico y jugadores del América luego de proclamarse campeones del Torneo Clausura 2013 en una dramática final sobre Cruz Azul.

"Agradezco a Dios que me haya dejado vivir esto, no tengo palabras", dijo un feliz Moisés Muñoz, quien el año pasado tuvo un accidente que casi le costó la vida y que hoy fue determinante, pues un remate de él propició el autogol celeste y obligó a los tiempos extras.

"Este equipo y esta institución han basado su historia en grandes hazañas y esta es una de ellas", agregó el guardameta, quien le dedicó el título a Dios y a su familia.

Miguel Layún, uno de los jugadores más criticados del conjunto azulcrema, aseguró que lo ocurrido hoy es "lo más feliz que me ha pasado en la vida", y dejó en claro que fue "para la gente que no dejó de creer en nosotros".

Satisfecho, empapado y abrazando a sus jugadores, el técnico Miguel Herrera por fin pudo coronarse, "gracias a Dios", y destacó el accionar de sus pupilos, que se quedaron con uno menos en la cancha por la expulsión de Jesús Molina apenas al minuto 12.

"Estos son unos guerreros, son hombres de verdad y jugadores de gran calidad, son lo máximo", dijo en declaraciones a una televisora luego de recibir el trofeo que los acredita como monarcas del futbol mexicano.

Diego Reyes, quien jugó su último partido como americanista, dijo que el triunfo se dio gracias "a todos los compañeros, es inexplicable, es maravilloso, simplemente sin palabras".

Notimex