7 de marzo de 2012 / 01:30 p.m.

 

Madrid • Raghad Husein, hija del fallecido presidente iraquí Sadam Husein, negó hoy los informes de prensa de que planea un golpe de Estado en Irak, en complicidad con altos militares del Ejército para derrocar al actual gobierno.

“Algunos informes de prensa dijeron que estaba en contacto con altos oficiales militares en Irak y que les proporcionó financiamiento para derrocar al gobierno actual, pero esto no es cierto", afirmó Raghan, en una declaración, difundida por su abogado Haitham al-Harash.

En su comunicado, Raghad añadió que su presunto plan sobre un golpe de Estado en Irak no puede ser posible, incluso logísticamente por las actuales circunstancias del país ,según un reporte de la cadena árabe Al Arabiya.

"¿Cómo puedo pensar organizar un golpe de Estado contra un gobierno apoyado por los militares y protegidos por la inteligencia más avanzada y las tecnologías de vigilancia? El tiempo de golpes quedó en el pasado y nadie hoy en día lo hace", destacó.

Raghad aseguró en su declaración que no está interesada en la política en absoluto y que todo el mundo sabe que es consciente de sus prioridades y cómo debe ser su vida. "Todo el mundo sabe que mi familia y yo vivimos en Jordania y tengo muy buenas relaciones con el pueblo jordano y el gobierno", destacó Raghad y acusó a aquellos que difunden rumores para intentar empañar su imagen, así como para asustar al pueblo iraquí.

"Los iraquíes tienen suficiente en su plato. Son oprimidos por una ocupación implacable y un gobierno tiránico, ambos apoyado por los militares", destacó. Raghad argumentó que en lugar de difundir rumores sobre ella, esas personas mejor serían dedicar su tiempo y esfuerzo al servicio de Irak.

"Hago un llamamiento a aquellas personas para que mejor ayuden al pueblo iraquí en sus crisis y a mejorar sus condiciones de vida, para parar las migraciones y para proteger los recursos del país que están siendo saqueados, así como para que enfrenten la corrupción", subrayó.

Raghad prometió tomar las medidas necesarias contra quienes la han calumniado y exhortó a los partidarios de su padre para responder a denuncias falsas sobre los miembros de su familia.

Raghad, la hija mayor de Saddam Hussein, ha estado viviendo desde 2003 en Jordania, cuyo gobierno ha negado varias veces su extradición y entrega ante las autoridades iraquíes, que la acusan de financiar actividades terroristas.

NOTIMEX