15 de abril de 2014 / 07:22 p.m.

Madrid.- Las denominadas hipotecas inversas tienen una escasa demanda en España, a pesar de que cuando se crearon, en 2007, fueron recibidas como una de las novedades para dinamizar el crédito entre personas mayores de 65 años de edad.

"La evolución reciente es mínima, no se cuenta con estadísticas por lo marginal que son en algunas entidades bancarias este tipo de operaciones", explicaron fuentes de la Asociación Hipotecaria Española (AHE).

"Su tendencia no es regular actualmente porque el crédito en general aún está en bajos niveles en casi todos los segmentos en este país", precisaron fuentes de Óptima Mayores, entidad especializada en asesorar a adultos mayores en ese tipo de procedimientos.

La hipoteca inversa es un préstamo hipotecario para mayores de 65 años de edad, que conceden su vivienda en propiedad como garantía y reciben una cantidad mensual, que en términos prácticos les sirve de complemento a su pensión, sin perder la titularidad de la casa.

Las cantidades a conceder dependen del valor de la vivienda, una vez hecha una valuación, y de la edad del solicitante. El dinero se devolverá al banco una vez fallecido el titular por parte de los herederos que deberán reembolsar los pagos más intereses.

El acuerdo se puede romper de manera anticipada por el titular de la casa, que deberá pagar la cantidad de dinero que haya recibido sin que se le cobre una comisión extra por el trámite de cancelación.

La otra opción dentro de la hipoteca inversa, es la llamada renta vitalicia, que es una forma de venta del inmueble, pero el titular seguirá disfrutando de la casa hasta su fallecimiento y en ese tiempo no se hará cargo de los pagos de impuestos de la vivienda.

En ese caso, el solicitante recibe una renta mensual mayor a la de una simple hipoteca inversa, pero no está sujeta a cancelación y tras el fallecimiento los herederos no podrán reclamar la casa.

En términos generales, las entidades financieras no hacen publicidad con estos productos, lo que es criticado por las asociaciones de usuarios de la banca, que recuerdan la obligación legal que tienen de asesorar a los interesados.

La Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas de Ahorros y Seguros detalló que esas operaciones conllevan unos gastos que el solicitante deberá afrontar, como el pago de formalización, la valuación de la casa, y prima de seguro, que el banco denomina "disposición inicial". Por ello, aconsejó no tomarse a la ligera la contratación de este tipo de hipotecas y sólo hacerlo cuando se trate de un "último recurso" en que la situación del titular de la vivienda sea muy delicada.

La Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (Ausbanc) denunció por su parte que en 2012 fueron detectados casos de agentes comerciales de bancos que se aprovechaban de personas mayores para hacer una mala operación.

Denunció el caso de cláusulas abusivas en algunas hipotecas concedidas, la venta de otros productos no relacionados con este caso, o la presencia de un agente en una residencia de ancianos a los que ofrecían hipotecas inversas.

Notimex