Redacción
15 de julio de 2013 / 02:23 p.m.

La muerte de Cory Monteith el sábado provocó la tristeza de decenas de personajes de la industria del entretenimiento en Hollywood, quienes expresaron su pesar a través de las redes sociales.

Figuras como como Rihanna, Katy Perry, Taylor Swift, Miley Cyrus y Kim Kardashian, entre otros, expresaron su apoyo y condolencias a la familia y amigos del actor.

“Sin palabras. Y por la peor razón”, escribió Swift. “Cory Monteith, que tu espíritu esté paz, y puedas volar con los ángeles... Desgarrador, mis oraciones están con todos sus seres queridos”, indicó Rihanna.

""No hay palabras. Oraciones. Pensamientos con su familia. Esto es terrible. No puedo hablar"", publicó Kaley Cuoco, de la serie Big Bang Theory.

Monteith, quien interpretaba Finn Hudson en Glee, fue encontrado muerto en una habitación de un hotel de Vancouver el sábado por la madrugada, informó la policía local

Las autoridades de Vancouver dijeron que la causa de la muerte no era evidente de momento, pero descartaron un crimen. Los médicos forenses realizarán hoy una autopsia.

El cuerpo de Monteith, de 31 años, fue descubierto por miembros del personal del hotel Fairmont Pacific Rim después de que pasó la hora para registrar su salida, dijo el jefe policial Doug LePard a los reporteros. Se había registrado en la habitación desde el 6 de julio.

Adam Shankman, quien dirigió al menos un episodio en las pasadas tres temporadas, dijo que había hablado con Monteith el sábado por la mañana y que el actor le dijo que quería visitar California para hacer jet ski.

Dot-Marie Jones, que interpreta a la entrenadora de futbol de William McKinley High, tuiteó: ""¡No tengo palabras! Mi corazón está roto. Cory no solo era un gran amigo, él era un hombre increíble que voy a tener cerca de mi corazón para siempre"".

Fuera de la pantalla, el actor salía con la actriz Lea Michele.

Monteith pasó un tiempo en rehabilitación este año, tras ingresar en un centro de tratamiento de adicción a las drogas a finales de marzo.

En 2011 confesó a la revista Parade que comenzó a usar drogas a los 13 años. A sus 19 entró en rehabilitación después de que su madre y amigos intervinieron.

Monteith había estado en el programa de comedia musical desde que inició, en 2009.