12 de noviembre de 2013 / 01:25 p.m.

Monterrey.- Elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones indagan la muerte de un hombre a bordo de un vagón de la línea uno de Metrorrey, cuyos empleados decidieron llevarse a la víctima de la estación Simón Bolívar a la de Talleres, sin recibir la atención necesaria.

Paramédicos de la Cruz Roja Metropolitana fueron alertados de que en uno de los vagones, se encontraba un hombre inconsciente que segundos previos, se había comenzado a sentir mal.

A la llegada de los socorristas, no les fue permitido el paso, ya que aseguraron los guardias y empleados, el convoy tenía que seguir su camino rumbo a San Bernabé, ya que no podían detener la marcha.

Fue así que en la ambulancia, los paramédicos se dirigieron a la estación Talleres, en la colonia San Bernabé, pero al llegar, se dieron cuenta que el hombre ya había fallecido sin recibir la atención de los especialistas que pudieron haber hecho mucho por el señor.

La víctima fue identificada como Pedro Esquivel Cortez, de 57 años de edad, con domicilio en la calle Mil Cumbres 4777, en la colonia Villa Mitras, al poniente de la ciudad.

De acuerdo a los datos proporcionados, el hombre se sintió mal, se pidió el apoyo de los paramédicos de la Cruz Roja, quienes se llevaron la sorpresa de que debido a que venían más vagones detrás, no se podía detener la marcha.

Ni tampoco se sacó a la persona del mismo para recibir la atención, por lo que se presume que ya sin vida, el cadáver fue "paseado" todavía hasta la estación Talleres, ante la mirada del resto de los pasajeros.

Los guardias no dejaron que pasaran los paramédicos de la Cruz Verde ni de Protección Civil de Monterrey, argumentando que estos últimos no eran del Estado.

Incluso, quienes batallaron también fueron los de la Fuerza Civil de Nuevo León, a quienes luego de un rato se les dejó entrar a las instalaciones allá por San Bernabé.

Este será un caso que deberá investigarse a fondo, para saber quién incurrió en una posible negligencia y ordenó que los vagones siguieran con Esquivel Cortez a bordo inconsciente, sin que lo bajaran para la atención.

Iram Oviedo