Redacción 
20 de agosto de 2013 / 01:41 a.m.

 

Monterrey • El ex presidiario implicado en la desaparición de un joven que en febrero del 2011 acudió de visita al Cereso de Apodaca y, hasta la fecha, se desconoce su paradero, aseguró desconocer a las personas que lo denunciaron por esos hechos y alegó haber sido víctima de torturas.

Salvador Bautista Gómez, apodado "El Guicho", "El Chava" o "El Perro", compareció este lunes ante el juez primero penal de Monterrey, quien le inició un proceso criminal por el delito de secuestro agravado.

Durante la diligencia, el acusado fue asesorado legalmente por tres abogados particulares, ante quienes escuchó los hechos narrados por el padre del desaparecido Jaime Ledger Mitchell Chible, de 24 años de edad.

En esa declaración, el denunciante explicó que el tres de febrero del 2011, Jaime salió a bordo de un vehículo Jetta hacia los condominios Constitución, donde iba a realizar un pago y de ahí se dirigió al reclusorio, de donde jamás salió.Dijo que estuvieron comunicándose con el joven y siempre les decía que estaba bien, pero luego recibieron una llamada en la que les solicitaban el pago de un rescate que exigía un reo apodado "El Piwi".

El padre de Jaime Ledger aseguró que envió ese pago con Bautista Gómez, pero jamás volvió a ver a su hijo.

Pese, a que fue mencionado en la acusación, Salvador Bautista negó su participación en los hechos y reconoció las firmas de la confesión que hizo ante el agente del Ministerio Público.