GUILLERMO SÁNCHEZ COVARRUBIAS/@GUILJU
10 de julio de 2013 / 02:57 p.m.

México• Llevando al público a diferentes mundos imaginarios y utilizando el agua como elemento escénico, Hombre vertiente abunda en la mente de un artista y su proceso creativo antes de dar forma a una idea.

“Es un trabajo que apela a los sentidos, que lleva al espectador a sacarlo de los espacios convencionales. Es un camino muy adrenalínico, nunca se sabe dónde va a terminar ni cómo va a resultar, lleno de vértigo y situaciones oníricas y lúdicas, que tienen que ver con los sueños, la sensualidad, las musas inspiradoras, lo vital, para lo cual el agua tiene fuerza”, dijo Pichón Baldinu, director del espectáculo, en conferencia de prensa.

En la puesta en escena se involucra a la audiencia con un despliegue tecnológico que pone al espectador en una situación más abierta en todos los sentidos, además de compartir el espacio con los asistentes.

“Es un espectáculo muy tecnológico que tiene un montón de elementos escénicos inventados y desarrollados por nosotros, la compañía Ojalá, para poder conseguir ese impacto en la retina del espectador. Son muchas disciplinas y departamentos involucrados en una escena”, explicó Baldinu.

Los 30 mil litros de agua que se utilizan como elemento principal son reciclados con un sistema que la compañía lleva a cada lugar donde se presenta, lo cual implica una dificultad, que los actores experimentaron al trabajar con el líquido.

“El desafío más grande fue lograrlo, a veces con frío, para ponerse al servicio de lo técnico, para que todo salga bien y como actor le des esa vida.

“Trabajar con agua es increíble por el efecto estético que genera; lo que hacemos con el agua en escena es un regalo para el actor, son efectos que solo se pueden hacer en posproducción en una película de ciencia ficción”, comentó Leonardo Kreimer.