25 de mayo de 2013 / 04:48 p.m.

 Monterrey  • Las desarrolladoras de vivienda Homex y Urbi, dos de las tres empresas involucradas en la retención de pagos de créditos por parte del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), adeudan 470 millones de pesos.

Mediante un comunicado el Instituto informó que procedió a recuperar los adeudos que Homex tiene con el Infonavit, de 440 millones de pesos mediante una reestructura con la misma empresa.

Mientras que Urbi sostiene un adeudo con el Instituto que asciende a 30 millones de pesos, se agrega en el documento. Y agregó que Geo saldó su deuda con la dependencia durante este mes, sin especificar el monto de la misma.

Aunado a esto, la dependencia informó que al corte del 20 de mayo, estas tres empresasrepresentan el 14.4 por ciento de la originación de créditos de vivienda nueva en el presente año; además, especificó que los derechohabientes continuarán en la posibilidad de adquirir créditos con estas tres empresas.

Asimismo, el Infonavit reiteró su postura de retener el pago de los créditos a las inmobiliarias Urbi, Geo y Homex hasta que estas compañías se pongan al corriente en los pagos con sus acreedores.

“El Infonavit fue notificado por tres distintos jueces con sede en la Ciudad de México y Nuevo León para cumplir con la orden de embargar precautoriamente recursos a favor de Urbi, Geo y Homex, por juicios ejecutivos mercantiles seguidos en contra de las empresas por sus acreedores”, indica el Infonavit mediante un comunicado.

“En cuanto la autoridad jurisdiccional instruya a este Instituto a liberar las cuentas, por haber cubierto los montos demandados por los acreedores, se restablecerá el pago de créditos a las desarrolladoras de manera regular”, añade.

En opinión de Alberto Moreno, analista de la calificadora Fitch Ratings, aún no se puede prever qué alternativas tienen estas compañías para solucionar sus problemas financieros, pues depende en buena medida de las decisiones que tomen para afrontar la situación.

Sin embargo, descartó que la problemática de las tres desarrolladoras se preste para un rescate financiero por parte del gobierno.

Analistas de Invex, casa de bolsa, señalaron que si bien Homex ha logrado por ahora evitar la re-estructura financiera, no se puede descartar que esto no ocurra en ningún momento debido a la restringida liquidez que existe en el sector.

Además, consideraron que la realidad es que de tres de las cinco más grandes empresas de la industria estén en proceso de renegociar sus pasivos ha derivado en una mayor aversión de los proveedores de financiamiento para entregar más recursos a estas empresas.

Y aunque, las reservas territoriales son un activo que podría monetizarse para generar recursos, el proceso no será tan sencillo.

En tanto, Fernanda Hernández y Luis Martinez, la primera analista del sector financiero y el segundo director de calificaciones a empresas, ambos de la firma Standard and Poor’s, coincidieron en que el futuro de estas empresas depende de la reestructuración que tenga cada una con “sus bancos”.

“Las recuperaciones de las operaciones (de las tres compañías) va a depender de la capacidad que tengan para desplazar lo inventarios que ya tienen, pues por lo que entendemos, por la cuestión en la liquidez no pueden invertir en terminar lo que tienen en proceso”, añadió la especialista.

Asimismo, Sergio Pérez, consultor inmobiliario de la empresa Softec, explicó que la única alternativa viable tanto para Homex, Urbi y Geo, en estos momentos es una reestructura a largo plazo; además de no iniciar nuevos desarrollos.

Por otra parte, tanto Hernández como Martínez, explicaron que el hecho de que estas empresas abarquen menos del 20 por ciento del mercado de vivienda de interés social, es un indicador de que las dificultades financieras de dichas compañías no son un tema generalizado del sector inmobiliario mexicano.

“El tema fundamental aquí es el ajuste que está habiendo a nivel industria, es un reflejo en el cambio en la demanda, la gente que quiere comprar una casa y que tiene la capacidad financiera para hacerlo, para acceder al crédito, esa no está cambiando. Si hemos visto una caída en las ventas de las grandes es porque hay una menor demanda de casas nuevas”, señaló Hernández.

Finalmente, Hernández agregó que las condiciones por las cuales hoy en día Urbi, Geo y Homex se encuentran bajo esta problemática, se resumen en tres puntos; el primero, que se plantearon metas de crecimiento muy altas; segundo, la compra de tierras en zonas alejadas de la ciudad; y tercero, una alta dependencia a los subsidios.

“Realmente buscaron la forma de alcanzar ese crecimiento, quizá sin atender los riesgos que representaba y qué tan rápido”, concluyeron.

— DANIEL ANGUIANO