7 de julio de 2013 / 08:19 p.m.

Monterrey.- • Como parte de su conservación como patrimonio histórico de la industria de Nuevo León y de México, la estructura del Horno 3, hoy constituido como Museo de Interactivo de Ciencia y Tecnología, es sometida a mantenimiento preventivo.

El director general del Horno 3, Luis López Pérez, explicó en entrevista a Notimex el procedimiento al que se somete este coloso que formó parte de la ex Fundidora de Fierro y Acero de Monterrey, fundada el 5 de mayo de 1900 y que es considerada la primera industria siderúrgica de América Latina, la cual quebró y cerró sus puertas el 9 de mayo de 1986.

"Estamos en una etapa del mantenimiento de la estructura en cuanto a la pintura, quitando la oxidación que hay, el mantenimiento preventivo es con el objetivo de preservar la estructura en su totalidad, el cual se lleva a cabo en conjunto con Comex Amercoat mediante un contrato realizado desde la construcción del Museo", dijo.

"Ahora, con una forma manual mecánica, con cardas (equipos giratorios que lijan el óxido y toda la pintura para dejar el acero limpio), se está limpiando la estructura, quitando la oxidación", señaló.

"Posteriormente se coloca una primera mano de base epóxica, el cual resiste la corrosión del material y más tarde dos manos de poliuretano entintado (barniz)", dijo.

"Se continúa la limpieza con algunos productos y posteriormente se protege ya con una base epóxica en base a zinc, que le da la peculiaridad de permitir que ya el oxígeno no pase y entonces se evita la oxidación y posteriormente se le agrega otra capa de algunos otros polímeros que protegen precisamente esa base epóxica", apuntó.

Dentro de esta labor, remarcó, "el color de la pintura va de acuerdo a las partes que se van restaurando, con el fin de que queden con los colores más originalmente posible, o en algunos otros lugares tendrá que ser de un color óxido para mantener la patina que da un aspecto antiguo y el carácter industrial que tiene la estructura".

"Con este proceso estamos dándole una superficie de 10 a 12 milésimas de protección a la estructura, lógicamente es un proceso costoso, un proceso de un trabajo importante, pero también un trabajo difícil, los trabajadores andan colgados en estructuras, columpios, en balsas, pues es una estructura que tiene 70 metros de altura", refirió.

López Pérez expuso que la estructura del Horno 3 presenta además "muchos recovecos, muchas áreas en las cuales se sigue este procedimiento que se le está dando de mantenimiento y logramos darle esa protección que requiere este monumento nacional".

"Ahora en lo particular, estamos con una etapa de cerca de 800 metros cuadrados que son a los que se empieza a dar mantenimiento, aunque la estructura es de 50 mil metros cuadrados, esto es incluso más grande que una plataforma marina, que un barco, son mantenimientos muy pesados, e implica también una técnica en la aplicación de los productos", indicó.

El director general del Horno 3 reconoció que dentro de esta labor inicial "no es muchísima la cantidad de metros, pero sí la complejidad de aplicarlos".

A su vez, el responsable de las labores de mantenimiento, Rogelio Sánchez González expuso la meticulosidad para realizar estos trabajos, que deben de tener la aprobación del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

"Anteriormente a la estructura únicamente se le había aplicado el poliuretano, una base muy mate, pero como no tiene una base sólida fuerte abajo, de algún epóxico, se empezó a degradar el poliuretano, ya cuando se empiezan a presentar burbujas, da una apariencia de oxidación, eso es lo que no queremos para nuestros visitantes", enfatizó.

Por ello "estamos aplicando una capa de epóxico de alto sólido, entintado, y al momento en que se seque, estamos aplicando un poliuretano entintado para que tenga doble protección contra la corrosión y los visitantes no tengan una mala imagen del museo", concluyó.

NOTIMEX