12 de mayo de 2013 / 02:13 a.m.

Monterrey.- • Una joven mujer dio a luz en el baño de su casa, luego de que la noche anterior la devolvieron del hospital, porque aún no le tocaba el parto, según le dijeron.

Todo fue muy rápido, narró Joanna Lizet Moreno Zeferino, de 21 años de edad, y en cuestión de minutos, el alumbramiento estaba terminado, y para cuando llegaron los socorristas de la Cruz Roja, la pequeña Alysson Guadalupe ya era la más reciente integrante de esta familia.

Fue alrededor de las ocho y media de la mañana cuando se registró este peculiar nacimiento, en la casa marcada con el número 1041 de la calle Lago de Pátzcuaro, en la parte alta de la colonia Independencia.

Fue muy sorpresivo, pues no pensaron que podría ocurrir el parto tan rápido, dijo el padre de la joven y abuelo de la niña, Francisco Moreno.

“Nos devolvieron el viernes por la noche, que la llevamos al hospital, nos dijeron que como no tenía los dolores, todavía faltaba para el parto”.

Pero la naturaleza contradijo el diagnóstico de los médicos. Joanna Lizet pasó la noche sin problemas, pero los dolores comenzaron por la mañana.

Alrededor de las ocho y media de la mañana, sintió deseos de ir al baño, sin saber que en realidad era el trabajo de parto que estaba dándose, según narró después al paramédico de la Cruz Roja, Fernando Alcalá

Cuando estaba en el baño, vio con angustia que la bebé nacía.

Fue la abuela de la recién nacida, Verónica Zeferino, quien acudió en auxilio de su hija cuando escuchó los gritos pidiendo ayuda y rescató a la niña, antes de que cayera al sanitario.

Mientras tanto, el abuelo salía a buscar una ambulancia, algo complicado, porque para llegar a la vivienda hay que subir unos 200 escalones.

Fue el tercer parto para Joanna Lizet, aunque ninguno tan accidentado como este. Pero cuando los paramédicos llegaron, revisaron a madre e hija y determinaron que el parto fue exitoso, por lo que solo las llevaron al Hospital Universitario para evitar alguna complicación.

Francisco Zúñiga