28 de septiembre de 2013 / 01:07 a.m.

Monterrey.-   • Daños por 10 millones de pesos fue lo que dejaron las lluvias causadas por la tormenta tropical “Ingrid” en las instalaciones del ISSSTE en el estado, informó Sebastián Lerdo de Tejada, director general del instituto.

Debido a que las afectaciones son menores, no se ha detenido la atención a los derechohabientes, por el contrario, por la contingencia en zonas afectadas, el servicio estará disponible también para los no afiliados.

Ante esto, el estado otorgará un plan de apoyo que consiste en una primera etapa de 500 créditosdirectos, por un monto de 30 mil pesos cada uno, lo que da una bolsa de 15 millones de pesos.

"Para la emergencia, para restituir los enseres domésticos o lo que ellos requieran durante esta fase de la emergencia, son créditos personales de 30 mil pesos en condiciones financieras favorables.

"Son créditos adicionales a los tradicionales del ISSSTE, es decir, si tienen un crédito vigente con el ISSSTE, podrán acceder a estos créditos durante la emergencia", refirió el funcionario federal.

Además, indicó que adicionalmente se entregarán 5 mil despensas en cada uno de los domicilios, principalmente en los Ayuntamientos que resultaron más dañados por “Ingrid”.

Aseguró que en Nuevo León, al igual que en el resto del país, hay un abasto de medicamentos al 100 por ciento, y se tiene capacidad para dar la atención pese a los daños registrados.

"Los reportes que tenemos es que no hay una contingencia sanitaria, y nuestra obligación es evitar que la haya, precisamente por eso estamos en la fase de prevención (...) no tenemos una saturación, la ocupación que tenemos es la tradicional", explicó.

Asimismo, dijo que a nivel local se tiene un hospital regional, una clínica hospital en Monterrey, y 30 unidades médicas distribuidas en varios municipios de la entidad.

“La buena noticia es que estamos al 100 por ciento en la capacidad de dar servicio a la gente”, mencionó el funcionario federal.

Debido a esto, el funcionario mencionó que la prueba de vida que se realizaría en octubre para los pensionados y jubilados se cancela hasta el 31 de diciembre, lo que representa que todos recibirán el pago de su pensión.

En Nuevo León, hay poco más de 30 mil jubilados, muchos de ellos con problemas físicos para trasladarse a las instalaciones del ISSSTE.

Luis García