Agencias
10 de mayo de 2014 / 09:49 p.m.

Francia.- La compañía china, Huawei, presentó en París, el Ascend P7, con un terminal de 5 pulgadas con conectividad LTE muy orientado a la captura de imágenes que costará 449 euros y con el que pretende competir de tú a tú con el iPhone 5s de Apple y el Samsung Galaxy S5.

El procesador, fabricado por la propia Huawei, es de cuatro núcleos y tiene una velocidad de reloj de 1,8 GHz.

La batería, de 2.500 miliamperios, puede parecer algo corta si se compara con la de otros terminales, pero Huawei lo compensa con una tecnología propia que permite cerrar cualquier aplicación que este corriendo en segundo plano.

Y con la función ultra Power Saving, que atenúa la pantalla, reduce las funciones al mínimo y permite, con apenas un diez por ciento de batería, aguantar un día completo. Algo muy parecido a la función de Ultra Ahorro anunciada por Samsung en su último lanzamiento, el Galaxy S5.

La memoria RAM es de 2 GB, y la capacidad de almacenamiento, 16 GB. El terminal es Dual SIM, es decir, admite el uso de dos tarjetas de teléfono al mismo tiempo. Pero si no queremos usar el espacio destinado a la segunda tarjeta SIM, podemos colocar en su lugar, aunque en posición transversal, una tarjeta de memoria MicroSD. Una forma inteligente y original de aprovechar el espacio en un terminal tan delgado.

El punto fuerte del Ascend P7, son los autorretratos de alta calidad: su cámara delantera, compuesta por cinco lentes (casi el doble de la de cualquier teléfono de la competencia), tiene 8 megapíxeles y f 2.4 de apertura. Lo cual garantiza unos «selfies» con una calidad desconocida hasta ahora.

La cámara, además, permite hacer «selfies panorámicos» o de grupo, que Huawei ha bautizado como «groufies», un nuevo «palabro» que pretende crear una nueva categoría de auto fotografías.

La cámara trasera, por su parte, cuenta con un sensor de 13 megapíxeles y toda una serie de características sorprendentes. Por ejemplo, la extraordinaria capacidad para tomar fotos perfectas en cualquier condición de iluminación, incluso de noche, algo que se consigue gracias a la incorporación del sensor de luz BSI de cuarta generación de Sony.

La pantalla, Full HD, tiene una resolución de 1920×108 pixeles con una densidad de 445 pxeles por pulgada realmente extraordinaria.

La función Ultra Snapshot, que se activa haciendo doble clic en la tecla de bajada de volumen, permite tener hecha una fotografía en apenas 1,2 segundos, un tiempo lo suficientemente corto como para que no se escapé ni un detalle. Otra función novedosa, aunque ya se ha podido ver en otros terminales, es la que hace posible hacer fotos que incorporen unos segundos de sonido.