6 de junio de 2013 / 12:26 p.m.

México • Al recordar el accidente que sufrieron en Egipto y el cual cobró la vida de su hermana Leticia, Celina Muñoz Castellanos lamentó no haberle pedido al chofer del camión que bajara la velocidad.

“"Iba excediendo la velocidad, varios de nosotros pensábamos pararnos para hablar con el conductor y decirle: ‘¡qué le pasa!’, pero no lo hicimos"”, declaró.

Celina regresó ayer a León, Guanajuato, junto con su hermana Fabiola y se reunieron de inmediato con su familia.

Celina y Fabiola Muñoz, arribaron ayer al Aeropuerto Internacional del Bajío, alrededor de las 9:00 de la mañana.

Ya en su casa, en entrevista exclusiva para MILENIO, Celina relató que vivieron momentos de pánico, pues estando ella consciente y con algunas lesiones, pudo ver y ayudar a las personas que resultaron gravemente heridas.

“"Eran bastantes heridos, yo fui una de las que quedaron menos lesionadas y fui una de las que pudimos ayudar a los demás"”, dijo.

Faltaban escasos 10 minutos para llegar a su destino: el Monte Sinaí.

Fueron dos veces las que el autobús se salió de la carretera, antes de volcarse, y detalló que el vehículo no se incendió.

El accidente sucedió “"muy rápido"”, pero nuestra estadía en el sitio pareció una eternidad, pues estuvimos seis horas ahí.

Nos llevaron en ambulancias, pero el traslado nos recordó el accidente, porque uno de los vehículos chocó y a otro se le ponchó una llanta.

“"Iba en pánico porque iba muy fuerte, pero nos decían que conducían a una velocidad muy alta por la seguridad de los lesionados, pues no sabíamos qué lesiones tenían (si eran de gravedad)"”.

Hubo una confusión, relató Celina, pues “"nos llevaron como a cuatro lugares diferentes, no sabíamos ni dónde estábamos"”.

Desde hace casi dos años Celina, Fabiola y Leticia habían viajado con la agencia de viajes que organizó este tour por Tierra Santa. La mayoría de los recorridos eran religiosos: visitaban capillas y templos. Europa fue uno de los continentes ya visitados por estas tres hermanas.

Celina Muñoz dijo que no culpa a esta agencia de viajes, ubicada en la Ciudad de México, del accidente, es un negocio serio con el que no tuvieron ningún problema en los recorridos realizados.

“"Son gente muy seria, honestamente no hay que culpar a nadie, son accidentes y así lo entendemos y nada tuvo que ver. Estas cosas las marca el tiempo y estamos muy consternados"”, expresó.

Celina declaró que este viaje no fue de placer, sino que se trataba de una peregrinación, en la que pedirían por sus familias y por la conversión del mundo.

“Fuimos a pedir por la paz de México”, declaró.

Aunque al parecer no presenta lesiones graves, Leticia dijo que en la cadera y en las piernas tiene golpes. Fabiola tiene algunas lesiones en el rostro y en las manos, incluso don Lupe, padre de las hermanas, informó que las llevaría a un chequeo médico.

Celina Muñoz agradeció el apoyo recibido por el gobierno de Guanajuato, por la embajada de México en Egipto e incluso de las autoridades de ese país.

En punto de las 7:30 de la noche se realizó una misa, en el Templo de Nuestra Señora de Fátima, en nombre de Leticia Muñoz Castellanos, a la que acudieron familiares y amigos.A esta celebración litúrgica no acudieron los padres de Leticia, ni tampoco sus hermanas Celina y Fabiola.

LAURA PATRICIA CHAGOYA