12 de octubre de 2013 / 03:53 a.m.

A minutos del final una genialidad de Zlatan metió a su país en la repesca ante una selección austríaca que mereció más.

 

El delantero Zlatan Ibrahimovic metió a Suecia en la repesca del Mundial de Brasil gracias a un golazo en el minuto 86 que certificó su victoria por 2-1 ante una selección austríaca que mereció más.

El ajustado triunfo de Suecia asegura al combinado nórdico la segunda plaza del grupo C, por detrás de Alemania, que hoy logró su pasaporte para Brasil tras vencer por 3-0 a Irlanda.

La selección austríaca saltó al campo consciente de que sus opciones de disputar el Mundial de Brasil dependían de lograr hoy un buen resultado en la fría noche sueca.

Apremiado por la necesidad, el combinado de Marcel Koller dominó el juego durante toda la primera parte y obligó a los suecos a replegarse en su campo, desde donde lanzaban tímidos contraataques.

Este mayor dominio se tradujo en gol en el minuto 29, cuando Harnic recibió un pase de Janko en el vértice del área pequeña y cruzó el balón, sin que el meta sueco, Andreas Isaksson, pudiera hacer nada para evitarlo.

En la siguiente jugada Suecia pudo igualar en su mejor ocasión del primer tiempo, pero el cañonazo raso de Elmander desde cuarenta metros se estrelló en la base del poste izquierdo de Almer.

Lejos de replegarse para mantener la ventaja, los austríacos siguieron dominando el partido y dispusieron de varias ocasiones de gol, pero ni Alaba, ni Arnautovic ni Janko lograron transformarlas.

Tras la reanudación, Suecia salió más enchufada y atacó con mayor ahínco para intentar dar la vuelta a un resultado que, de mantenerse hasta el pitido final, les hubiera dejado virtualmente eliminados del Mundial de Brasil.

Una victoria de Austria hubiera obligado a Suecia ganar a Alemania por goleada el próximo miércoles en la última jornada clasificatoria, en la que los austríacos, con mejor diferencia de goles que los suecos, se enfrentarán a la débil selección de las Islas Feroe.

Por ello, el combinado local comenzó el segundo tiempo con mucha más ambición y en seguida dispuso de dos ocasiones claras por mediación de Olsson y Elmander, pero sus disparos lejanos no encontraron el portal de Almer.

Tras estos dos avisos, a la tercera fue la vencida y Martin Olsson cabeceó a la red desde el área pequeña un centro templado de Ibrahimovic, ante el que el meta austríaco no pudo hacer nada.

Ibrahimovic, la gran estrella del combinado sueco, estuvo más activo en esta segunda parte para desesperación de los defensas austríacos, que tuvieron que meter horas extras para frenar sus continuos envites.

El ariete exbarcelonista culminó su gran actuación en el minuto 86, cuando recibió al borde del área un pase magistral desde el medio campo y cruzó el balón con un potente disparo raso que se coló en la meta de Almer.

Ya en el descuento, y con un hombre menos tras la injusta expulsión de Arnautovic por roja directa, Alaba tuvo en sus botas el empate en un libre directo que finalmente se marchó lamiendo el poste izquierdo de Isaksson.

EFE