28 de marzo de 2013 / 01:04 p.m.

Monterrey • El Instituto de Control Vehicular aparentemente no auditó todas las delegaciones de la dependencia antes de presentar la denuncia en la que reclama el robo de los 313 mil juegos de placas.

Eso se desprendió de la declaración que hizo Diana Martínez Flores, empleada del área de auditores de la Contraloría General del Estado, donde supuestamente en mayo del año pasado se detectó el ilícito.

Trascendió que a preguntas del abogado del único detenido por el caso, Homero González López, la funcionaria reconoció que en efecto no se hicieron esas verificaciones.

Martínez Flores compareció como testigo ante el juez Segundo Penal de Monterrey, quien procesa a Homero González por el delito de robo.

La diligencia de dicha funcionaria estaba en la lista de comparecencias que fueron reprogramadas a principios de año por el juzgador.

Actualmente faltan unos 20 testigos por comparecer para que se concluya el proceso penal que se inició en octubre del año pasado por ese cuestionado robo.

La mayoría de los testigos que deben atender el llamado del juzgador son auditores de la dependencia afectada. Entre ellos está la jefa de esa área, Graciela Ramones.

Por lo que el proceso podría concluir sin la detención del ex coordinador del Instituto de Control Vehicular, Santiago Adrian González López, quien fue señalado como principal responsable del robo y que hasta el momento se encuentra prófugo de la justicia.

DORA IRENE RIVERA