6 de febrero de 2013 / 03:00 a.m.

Debido a que ningún familiar se ha presentado a reclamar los restos de la persona que fue encontrada asesinada el pasado lunes, las investigaciones se han vuelto más difíciles.

Monterrey.- • El hombre que fue encontrado asesinado, maniatado y con signos de tortura el pasado lunes en el sector Cumbres, en Monterrey, no ha sido identificado en el Servicio Médico Forense.

Hasta el momento, según dijo una fuente de la Procuraduría de Justicia en el Estado, ningún posible familiar se ha presentado ante el Ministerio Público para tratar de reclamar los restos.

Se trata de un individuo de entre 30 y 35 años de edad, de complexión robusta, tez morena y cabello corto castaño.

La víctima vestía pantalón de mezclilla azul, sudadera café y zapatos tipo botín del mismo color.

Personal allegado a las investigaciones detalló que la víctima presenta un disparo en la cabeza, además de golpes y excoriaciones en la espalda, aparentemente provocados con una tabla y otro objeto contundente.

Por el momento las autoridades estatales no cuentan con una posible línea de investigación, pues lo principal en este momento es conocer los datos generales del ahora occiso.

Lo anterior con el fin de ubicar y cuestionar a los familiares para, de esa forma, establecer las actividades que tenía, así como sus relaciones personales.

El cuerpo del desconocido fue encontrado poco después del mediodía del lunes en un terreno baldío ubicado por la avenida Puerta de Hierro, unos 200 metros al norte de Paseo de los Leones.

En esa zona se ubican los diferentes sectores de la colonia Puerta de Hierro, que corresponde al área de la colonia Cumbres, en las laderas del Cerro de las Mitras.

Fueron trabajadores de las obras de construcción del fraccionamiento quienes efectuaron el hallazgo, y de inmediato le dieron aviso a la policía.

Ninguno de los albañiles dijo haber escuchado o visto algo extraño en el transcurso de la mañana, por lo que se presume que el homicidio fue cometido en la madrugada.

Las autoridades creen que el desconocido habría sido privado de la libertad y luego torturado y asesinado en otro sitio; finalmente arrojaron su cuerpo en el baldío.

Agustín Martínez