ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN
13 de junio de 2013 / 11:37 p.m.

Guerrero • El alcalde de Iguala, José Luis Abarca Velázquez, confirmó que el gobierno del estado asumió los trabajos de Seguridad Pública en su municipio, luego aclaró que no solicitará licencia porque su permanencia en el cargo no entorpece la investigación del asesinato cometido en agravio de tres dirigentes de la Unidad Popular.

El primer edil de Iguala de la Independencia confirmó que anoche, el gobierno estatal asumió el control de la seguridad pública en su municipio, pero aclaró que ese es un trabajo que se desarrolla en todo el estado.

"Acuérdense que ya habíamos firmado el mando único policial, ya está entrando en proceso con varios y no es solamente Iguala; está Acapulco, Chilpancingo, Zihuatanejo y Teloloapan, entre otros".

Sostuvo: "Esto se está haciendo a nivel estatal, no es exclusivamente Iguala, le están dando prioridad a unos, pero van a ser absolutamente todos".

Respecto a los 350 policías preventivos que están bajo su mando, confirmó que se van a someter a un proceso de certificación, aunque sostuvo que 150 ya pasaron dicho procedimiento.

Explicó que los policías restantes irán al curso de capacitación para lograr su acreditación, por eso el nivel estatal asumió el control, para evitar que la demarcación quede desprotegida.

Respecto a la petición de que solicite licencia para facilitar la investigación relacionada con el asesinato de Arturo Hernández Cardona, Ángel Román Martínez y Rafael Bandera Román, el primer edil reiteró su respuesta negativa.

"Esté o no al frente (del ayuntamiento), no entorpece las cosas, nosotros ya estamos coadyuvando en todas las investigaciones; yo, desde que ocurrieron los hechos, dije que me ponía en manos de las autoridades, estatal o federal para buscar el esclarecimiento del caso", indicó.

Comentó que el sábado pasado acudió a declarar ante el Ministerio Público del fuero común en torno al caso, en calidad de testigo y no como indiciado.

Dijo que las veces que se requiera, volverá, pero señaló que hasta el momento no se le ha vuelto a requerir.

Negó que en Iguala haya un clima de ingobernabilidad, pese a que anoche elementos del Ejército llegaron a la comandancia de la Preventiva municipal, en donde revisaron las armas de los policías y luego se retiraron sin novedad.

Reconoció que hay seis policías municipales de Iguala arraigados en las instalaciones de la Procuraduría General de Justicia del Estado, por su presunta participación en un ataque a balazos en la Dirección de Seguridad Pública de Teloloapan, en un evento que dejó dos muertos y dos heridos.

Dijo que su administración no da la asistencia legal a los policías arraigados, ya que de comprobarse su participación en una situación fuera de la legalidad, habrán de enfrentar a las autoridades como cualquier ciudadano.