21 de mayo de 2013 / 06:47 p.m.

A lo largo de estos poco más de 15 años, han sido muchos los cuestionamientos acerca de la sequía de Cruz Azul, frases y palabras gastadas. Hoy la situación de los cementeros parece ser distinta porque llegan en su mejor momento, los números no mienten y más aún las actuaciones que han brindado en los últimos partidos. Guillermo Álvarez Cuevas, presidente de la Máquina, tiene claro que en esta temporada hay cosas distintas que, quizá, no se habían dado antes en otros torneos: la conjunción y el compromiso.

En torneos cortos, los celestes han llegado a cinco finales, de las cuales ganaron la del 97, la sexta está por disputarse con ciertos elementos que alimentan la ilusión de la afición y el directivo.

“Todo mundo lo atribuye a la conquista de la Copa MX y también habría que ver que en realidad estamos con un mejor desempeño de juego de conjunto, de entendimiento entre las líneas, principalmente lo que es la conexión de media y delantera, ya sabemos que la defensa que en algún momento fue cuestionada que podría ser no precisamente de las menos goleadas. Estamos muy contentos, pero principalmente por el desempeño del equipo y el respaldo y apoyo de la gente”, explicó Álvarez Cuevas.

¿Cree que éste es el torneo de Cruz Azul?

Hemos estado muy cerca en otros torneos, pero es difícil en este momento cuestionar y en otra temporada el grupo podía no estar tan comprometido, yo digo que además de estar comprometido, ahora están conjuntados, hay una banca que también en cada entrenamiento está demostrando ganas de actuar, aunque sea unos minutos, y que el que entre al terreno de juego se brinde.

La a?ción está ilusionada…

Sí, desde luego que la ilusión del aficionado está, no decimos que tenga que ser de cajón en cada torneo, lo hacen con un gran ánimo, con gran entusiasmo, pero hay quienes saben que el potencial del equipo está para eso, para ilusionarse y el repuntar desde el décimo tercero hasta alcanzar el quinto en la posición de la tabla general, fue producto de varios triunfos consecutivos y solo una derrota que fue contra Atlas y se conjugó con rachas de otros equipos.

¿La clave de este Cruz Azul fue la paciencia a Guillermo Vázquez?

El respaldar al técnico ha sido en muchos torneos, ha sido más visible en Memo, pero Cruz Azul no ha sido un club que tenga una rotación de técnicos y hay que verlo a lo largo de la historia. No podemos estarnos autoelogiando, así que los principales actores son los jugadores y el entrenador.

¿Esta Final es más llamativa por la rivalidad entre los equipos?

La rivalidad que data, quizá desde que ascendimos a Primera División, muchos lo quieren poner desde el 71-72, pero en realidad siempre hubo partidos muy interesantes, incluso cuando llegamos a jugar contra el América en Ciudad Universitaria. El traslado a la Ciudad de México fue lo que le dio a Cruz Azul trascendencia nacional y, sobre todo, internacional.

¿Sabría más el campeonato por ganarle al América?

Todas las Finales se disfrutan, porque si no se va teniendo una subestimación según con quien se pueda disputar una Final. Lo que hay es una historia que tiene muchos recuerdos para distintas generaciones de jugadores, muchos de ellos estarán rememorando encuentros, porque cada club ha ganado una Final, nosotros en el 71-72, ellos en el 88-89, después nos ganaron un torneo de Copa en el 73-74, pero en ese mismo año les ganamos el Campeón de Campeones.

Siempre tiene ese aderezo, no cabe duda cuando hay más rivalidad, más historia, más allá de lo que hoy se está viviendo en los estadios, lo que siempre buscamos en el Estadio Azul es que sea familiar.

Ya no hay duda en la continuidad de Guillermo Vázquez…

Yo lo manifesté que no podíamos estar ratificando cada seis meses, eso se hace una sola vez, no se puede estar haciendo cada ocho días.

Minelli Atayde