Óscar Rodríguez 
10 de agosto de 2013 / 01:46 a.m.

 

Oaxaca • Los maestros de la sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) no solo se distinguen por realizar paros, tomas de carreteras y marchar, si no también se caracterizan por su labor social luego de que unos 40 profesores de dicho gremio lograron ser trasladado a Estados Unidos con apoyo de fundaciones internacionales para dar clases en escuelas bilingües.

En esta nación, los maestros oaxaqueños son distinguidos por su eficacia, y en la aplicación de métodos de enseñanza innovadora.

En los últimos 10 años de intercambio cultural, unos 400 profesores han realizado misiones de apoyo educativo en el extranjero, confirmó el Director del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPPO) Manuel Antonio Iturribarria Bolaños.

El funcionario estatal dijo que el objetivo de los intercambios culturales en el extranjero, permitirá que cientos de niñas y niños y sus padres de familia de origen hispano que viven en distintos estados de la Unión Americana puedan tener acceso a una educación de calidad

Explicó que en el estado de California, existen un número importante de migrantes de origen oaxaqueño, ocupando el segundo lugar en número de población migrantes, sólo después de Michoacán, que no tienen opciones de educación

Señaló que para que los menores migrantes tengan un mejor aprovechamiento escolar, los programas escolares estadounidenses fortalecen el aprendizaje de la lengua inglesa, así como una mayor integración de los padres de familia en las actividades extra escolares para lograr un mayor rendimiento educativo.

En este programa binacional, la participación de los maestros oaxaqueños asistentes, sobre todo los hablantes de lenguas indígenas, permitirá establecer un puente de conexión entre alumnos y padres de familia migrantes con docentes americanos y establecer una mayor integración en favor de los menores.

Indicó que los maestros visitantes trabajaran por las mañanas con sus homólogos americanos en la enseñanza del inglés, matemáticas y el español y por las tardes realizan actividades académicas culturales, en las que podrán presentar la riqueza que posee Oaxaca y que será de gran ayuda para los alumnos y sus familias.

Comentó que en este programa se atienden alumnos desde los 3 años de edad que cursan el nivel de preescolar, hasta jóvenes de 21 años para que puedan concluir su bachillerato.

Señaló que las actividades culturales son atractivas para los niños y padres de familia de origen mexicano, lo que evita el ausentismos y propicia un mayor acercamiento con todos los integrantes.

Manifestó que ante el temor de ser deportados, el contexto cultural y sus formas de organización comunal, los padres de familia no mantienen un acercamiento con las autoridades educativas norteamericanas y su apoyo en casa es mínimo, lo que influye en el poco aprovechamiento escolar de los hijos.

En tanto, el coordinador operativo del modelo de intercambio educativo, Urián Terán Guzmán, dijo que con el esquema se respalda a los profesores oaxaqueños seleccionados en el intercambio, al proporcionarles boletos de avión, apoyo para gastos durante su estancia, hospedaje con una familia anfitriona y viajes culturales a en lugares cercanos a su estancia.

Una vez que los docentes retornan a sus centros de trabajo en Oaxaca, estarán en condiciones de apoyar a los niños oaxaqueños que también regresan de los Estados Unidos a sus lugares de origen, para integrarlos nuevamente a sistema escolar mexicano.

Invitó a los maestros oaxaqueños, principalmente hablantes de las lenguas triqui, zapoteco y mixteco a que participar el próximo año en el proceso de selección y participen en este importante programa de intercambio, para ayudar a los alumnos y padres de familia migrantes.