6 de mayo de 2013 / 07:00 p.m.

El defensa Sergio Ramos coincidió con el presidente de Real Madrid, Florentino Pérez, y pidió a sus compañeros unión de cara al cierre de temporada, al tiempo de admitir que el portero Iker Casillas vive una difícil situación.

Ramos sabe que las cosas no marchan bien en el vestuario tras la eliminación en Champions y por las declaraciones del técnico José Mourinho respecto a Casillas, quien de ser titular y capitán ha sido relegado al banco de suplentes.De ahí que el zaguero sevillano quiera que dichas situaciones se dejen de lado para que los "merengues" concluyan de buena forma su participación en la Liga de España y ganen la Copa del Rey, que disputarán el 17 de mayo ante Atlético de Madrid.

Admitió su buena relación con Iker Casillas y lamentó lo que atraviesa el portero, pues sabe que es difícil estar en el banco de suplentes, sobre todo porque el cancerbero es catalogado uno de los íconos del madridismo en las últimas campañas.

"Tenemos una gran amistad desde hace mucho tiempo y una relación obvia por coincidir también en la selección española. Es bueno que los compañeros apoyen tanto a Casillas como al entrenador, ya que todos luchamos por un mismo objetivo. Es importante que estemos unidos", manifestó.

Se sabe que no existe buena relación entre Mourinho y Casillas, de ahí que el técnico prefiera en los últimos cotejos a Diego López, quien ha hecho una buena labor, aunque algunos elementos no entienden la suplencia de Iker.

Notimex