11 de febrero de 2013 / 06:28 p.m.

Monterrey • El gobernador del Estado, Rodrigo Medina de la Cruz, lamentó los hechos en los que fue descubierto el cuerpo del niño Moisés Alejandro Juárez Rojas de 8 años, asesinado en el municipio de Juárez.

Durante la inauguración de las nuevas instalaciones de la delegación de la Procuraduría de Defensa del Menor y la Familia, en la zona norte de Monterrey, dijo que: "situaciones como éstas podrían prevenirse si existiera atención pronta a los problemas intrafamiliares".

Señaló que la Procuraduría de Justicia en el Estado se encuentra abocada a confirmar la identidad del cuerpo hallado en el municipio de Juárez, así como conocer las causas del deceso.

Medina de la Cruz señaló que los casos de violencia y abuso entre los intrigantes de una familia tienen solución y sólo es necesario buscar la ayuda adecuada, que además es gratuita.

El nuevo edificio inaugurado, ubicado en la colonia Álvaro Obregón, fue remodelado con una inversión de 800 mil pesos; y se adiciona a los ya existentes en Linares, Apodaca, Santa Carina y el centro de Justicia Familiar.

El sector que se ubica en las nuevas instalaciones es uno de los que cuenta con mayor índice de vulnerabilidad; según las estadísticas de atención, en esa delegación en 2012 se recibieron 460 reportes de maltrato, comprobándose 102 de menores ingresados al centro Capullo; sólo 72 han vuelto con sus familias.

DANIELA MENDOZA