25 de marzo de 2013 / 10:30 p.m.

El gobernador morelense pidió a los medios de comunicación "cambiar la narrativa" de los acontecimientos y contrastar los avances turísticos y de seguridad pública con las cifras de este fin de semana, donde no murieron ciudadanos comunes.

Cuernavaca • El gobernador de Morelos, Graco Ramírez Garrido Abreú, atribuyó la serie de homicidios dolosos sucedidos en la entidad durante el fin de semana, a "disputas y ajustes de cuentas" entre bandas criminales que se pelean por los espacios que han dejado las detenciones perpetradas en su administración.

Luego de que este fin de semana la suma de homicidios dolosos sumó once; tras la ejecución de cinco personas en el municipio de Xochitepec, la localización de tres cadáveres con disparos de arma de fuego en la cabeza en el kilómetro 122 de la carretera Puente de Ixtla-Iguala, los asesinatos dolosos de dos jóvenes en Emiliano Zapata y Yautepec y el homicidio de un joven en un centro comercial. El mandatario morelense subrayó que su gobierno está ocupado en disminuir los índices criminales a diferencia de sus antecesores.

Los responsables de los once homicidios ya son buscados y relacionados con los hechos, para ser detenidos.

"Cambiemos la narrativa", exhortó el mandatario a los periodistas que cubrían la rueda de prensa de este lunes, a quienes les pidió comparar las acciones que de hacen en su gobierno contra el crimen organizado frente a las de la anterior administración que permitió que el número de homicidios dolosos alcanzara los mil 500 casos.

Graco Ramírez dijo que los once homicidios de este fin de semana constituyen parte del problema que se combate: el accionar de la delincuencia organizada que ahora se pelea los espacios que han ido dejando las detenciones que, junto con el Ejército y la Policía Federal, han impulsado desde octubre de 2012.

Ante la pregunta directa sobre el incremento de la violencia, Ramírez Garrido Abreú consideró que existe un "regodeo" por los hechos ilegales, mientras que en la realidad las cosas están cambiando.

A los periodistas pidió que, frente a los homicidios de este fin de semana, volteen a ver cómo los ciudadanos han regresado a las calles, como lo demostró los recientes conciertos de Lila Downs en Jojutla, el 21 de Marzo, y en Cuernavaca, el sábado pasado. En el primero se reunieron más de cinco mil personas, "cuando en la región nadie quería salir después de las ocho de la noche", dijo el perredista en referencia al clima de inseguridad generado por varias células de secuestradores, extorsionadores y homicidas, vinculados con el trasiego de droga.

Ramírez Garrido dijo que en la zona sur de Morelos se han detenido a más de diez delincuentes de grueso historial, mientras que en Cuernavaca y Temixco están por consolidarse dos detenciones que reforzarán la idea del trabajo que se realiza.

DAVID MONROY