7 de enero de 2013 / 11:51 p.m.

Cuernavaca • La Procuraduría General de Justicia (PGJ), indaga la línea política, así como un presunto trasfondo criminal en los conflictos del diputado local petista, Alfonso Miranda Gallegos y el nuevo alcalde de Amacuzac, Noe Reynoso, como parte de las indagatorias del asesinato del Director de Seguridad Pública de ese municipio, Justo Buenaventura Jaimes, quien fuera atacado por un comando armado cuando viajaba con dos escoltas, el sábado pasado.

A través de un comunicado, la dependencia confirmó este lunes que además de Miranda y Reynoso, será llamado ante el ministerio público "en calidad de testigo", al senador perredista, Fidel Demédicis Hidalgo, quien el día de los hechos –el sábado pasado—había estado en una reunión política, donde también había estado presente el mando policiaco.

El enfrentamiento político entre Miranda, --hasta hace unos días coordinador parlamentario del Partido del Trabajo (PT)-- y del actual alcalde de Amacuzac, Reinoso, --ahora militante del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) -- se hizo público luego de que el munícipe exhibió ante los medios de comunicación diversas pruebas de que su antecesor usó a policías municipales para amedrentarle y amenazarle de muerte, en su propia casa.

La PGJ aseguró que llamará al diputado, al alcalde y al Senador Demédisis, luego de que la dependencia “conoció que minutos antes de este hecho hubo una reunión en la que participaron.

Dentro de las indagatorias primarias que la dependencia inició tras el ataque que recibió el jefe policiaco agredido y asesinado, fue la declaración de Carlos Bahena, un policía-escolta que viajaba en el mismo auto Nissan Sentra, donde murió el jefe policiaco que apenas 72 horas antes había sido nombrado como encargado de la seguridad de este municipio ubicado al sur de la entidad, y representa una de las ventanas Morelos, con el estado de Guerrero.

El pasado domingo, el secretario de Gobierno, Jorge Messeguer Guillén, reconoció que el homicidio de Justo Buenaventura Jaimes era una derivación del choque entre grupos criminales organizados que se disputan “la plaza”.

En rueda de prensa de este lunes, el gobernador de filiación perredista, Graco Ramírez Garrido Abreú, aseguró que "no habrá protección para nadie en la investigación de este caso", incluso si cualquiera de los involucrados "pertenecen al partido en el que milito, o son de algún partido aliado".

David Monroy