13 de noviembre de 2013 / 12:52 a.m.

Líderes indígenas estadounidenses aprovecharon el martes una reunión en la Casa Blanca para agradecer al presidente Barack Obama haberse inmiscuido en la polémica sobre el nombre del equipo de los Redskins (Pieles Rojas) de Washington y manifestaron que les preocupa que ese apodo es ofensivo.

Ray Halbritter, de la Nación Oneida, que ha liderado los esfuerzos para conseguir que el equipo de la NFL cambie su nombre, dio las gracias al presidente por airear su opinión. Otros líderes de las tribus respondieron con aplausos durante la reunión en el Salón Roosevelt.

La reunión de Obama con los líderes tribales estuvo cerrada a la prensa, y su desarrollo fue descrito por un representante tribal que estaba al tanto del encuentro. La persona no estaba autorizada a hablar sobre las conversaciones privadas e insistió en el anonimato.

En una entrevista en octubre con The Associated Press, Obama dijo que si fuera el dueño de los Redskins estaría dispuesto a cambiar el nombre. Dijo que aunque los aficionados se apegan a los apodos, la nostalgia no es razón suficiente para mantener un nombre que ofende a "un grupo importante de personas".

"No sé si nuestro apego a un nombre en particular debe anular las legítimas preocupaciones reales que la gente tiene acerca de estas cosas", dijo Obama en la entrevista.

Los comentarios del presidente aumentaron el debate sobre la controversia y le ganaron elogios de los grupos indígenas.

Halbritter llevó con él a la Casa Blanca un regalo para el presidente: una camiseta deportiva con el nombre de Obama de una escuela secundaria en Cooperstown, Nueva York. La junta escolar votó a principios de este año para cambiar su apodo deportivo de los Redskins a los Hawkeyes después de que los estudiantes se quejaron de que el antiguo nombre era ofensivo.

La Nación Oneida ayudó a la escuela Upstate New York a pagar por las nuevas camisetas.

AP