15 de septiembre de 2013 / 12:37 a.m.

Un partido para el infarto se le escapó a los Borregos Salvajes en el Cowboys Stadium. Con un marcador final de 40 a 37, fueron los jabalíes quienes se alzaron con el triunfo después de un juego inolvidable que se tuvo que resolver en tiempo extra y luego de momentos extraordinarios.

Apenas pasadas las doce, el mediodía del colosal estadio tejano se vistió de azul y blanco para demostrar que el fervor colegial que se vive en Estados Unidos es inigualable. Ambas bandas musicales, la de Kingsville y la del ITESM desplegaron toda su reportorio para motivar a miles de aficionados que llegaron con sus rostros pintados y sus colores insignias por todos lados.

Con el balón en el aire, fue la recepción del kick off inicial lo que demostró que Jabalíes se tomarían el desafío muy en serio. Una acarreada de cien yardas en devolución espectacular a los dieciséis segundos del primer cuarto les dieron la relampagueante diferencia apenas comenzado el partido.

De allí en más, los primeros doce minutos se trasformaron en un monologo de los de casa. Sin perder en las terceras oportunidades, Jabalíes movió el balón por tierra y con bloqueos contundentes sobre los 'linebackers' regios logró anotar el 13 a 0 y volver a aumentar el marcador a 20 cuando finalizaba el período.

Con un equipo estadunidense que jugaba con soltura por tierra y aire, fue llamativo el nerviosismo que demostró Miguel Angel Chen, quarterback lanudo. El 10 no logró completar pases y se mostró muy ansioso para habilitar a sus compañeros en numerosas oportunidades.

Para el segundo cuarto algunas esperanzas comenzaron a vislumbrarse para el ITESM. Mejores posesiones y carreras acertadas lograron mantener el marcador intacto hasta que un gol de campo rompió el fatídico cero para los regiomontanos.

Sin inmutarse, los Jabalíes siguieron con su estrategia de frustrar el ritmo que intentaban obtener los visitantes. Quince pases y trece carreras durante la primera mitad comprobaron que seguían balanceando el juego e incomodando a los mexicanos.

Apenas empezando el tercer cuarto la actitud de los regios se sintió diferente. Un gol de campo tempranero puso el marcador 20 a 6 y las excelentes recepciones abiertas de Ignacio Guerra comenzaron a incomodar a los profundos texanos.

Dos minutos después, Manuel Rodríguez Vizcarra anota por tierra el primer touchdown y el cambio de mentalidad ya era una realidad. Sin poder consolidar sus avances, Jabalíes vuelve a entregar el ovoide y otra excepcional recepción de Magallanes motiva el asombroso empate en 20 puntos.

Antes de finalizar el tercer cuarto el estadio enmudeció. En una vuelta de patada los borregos fuerzan el 'fumble' de los locales y tres jugadas después una nueva anotación terrestre puso al frente a los aguerridos regiomontanos.

Pero los jabalíes no bajaron los brazos y volvieron a demostrar el ímpetu del inicio. Antes de finalizar el encuentro lograron igualar el marcador en 27 y el partido se forzó a l tiempo extra. Con las reglas de la NCAA aplicándose, ambos equipos repartieron acarreos y anotaciones sorprendentes para decantar en un final donde los Borrego Salvajes estuvieron muy cerca del milagro.

En su última oportunidad, los Jabalíes de Texas A&M-Kingsville sorprendieron a los de Monterrey con una excelente jugada de su mejor corredor y finalmente lograron el sufrido triunfo por 40 a 37.