ISRAEL NAVARRO
9 de junio de 2013 / 03:02 p.m.

México • La violencia que se vivió durante la gestión del presidente Felipe Calderón fue la principal causa para que miles de familias abandonaran sus hogares y así salvaguardaran su integridad, de acuerdo con cifras del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit).

El instituto refiere que hay cerca de 5 millones de casas deshabitadas, debido a la inseguridad, falta de servicios y por diversos problemas tanto sociales como económicos.

Tal es el caso de Chihuahua y Nuevo León, donde los asesinatos ligados al crimen organizado se dispararon a partir de 2010.

Filemón Ceseña, delegado del Infonavit en Monterrey, Nuevo León, dice que la razón del abandono de casas en la entidad es por la crisis de seguridad que se vivió en los años anteriores (durante el régimen de Calderón). "Hay colonias en las que efectivamente la gente recibió las llaves de sus casas, se fue a vivir a ellas, pero tiempo después las dejaron solas por la inseguridad", explicó.

En Chihuahua, cerca de 18 mil viviendas fueron abandonadas en varios municipios, principalmente en Ciudad Juárez, urbe que durante el sexenio pasado sufrió las consecuencias de los enfrentamientos de los grupos criminales.

Las autoridades federales y estatales reportaron que el éxodo de las familias se registró desde el año 2010. Además, el director del Infornavit, Alejandro Murat, dio a conocer que las viviendas serán entregadas a policías.

En tanto, Jalisco reportó, al cierre de 2012, casi 360 mil hogares sin habitarse por condiciones que van desde el desinterés de sus propietarios, disputas judiciales, alta oferta de arrendamientos a bajo precio, desempleo de sus derechohabientes, falta de servicios públicos y comunicaciones, hasta por inseguridad y uso temporal de la delincuencia organizada en dichos inmuebles.

El municipio de Tlajomulco de Zúñiga tiene el mayor volumen de viviendas en el abandono, poco más de 57 mil, seguido por Zapopan, con arriba de 43 mil hogares, y Guadalajara, con cerca de 41 mil.

En Morelos, más de mil 700 casas o departamentos comprados, a través de créditos del Infonavit, se encuentran deshabitados, vacíos o vandalizados, agregó el delegado de la dependencia, Eliasib Polanco Saldívar.

El funcionario puntualizó que mientras en algunos estados del norte del país el fenómeno puede derivar del éxodo de familias por influencia de la violencia, en Morelos la principal causa es que muchos trabajadores de otros estados decidieron ejercer sus créditos en la entidad con el fin de contar con hospedaje en un punto turístico del país.

Ante esta situación, el Infonavit comenzó a negociar convenios con gobiernos estatales para el rescate de esas viviendas. En particular, está en tratos para concretar acuerdos con Coahuila, Tamaulipas, Morelos y el Estado de México.

Además, el año pasado llevó a cabo subastas y remate de propiedades en Ciudad Juárez, Chihuahua, las cuales se revendieron, en promedio, al 30 por ciento de su valor total. En todo el país el instituto subastó 45 mil casas en Ciudad Juárez, Chihuahua; Cajeme, Sonora; Zumpango y Tecámac, Estado de México, y Mexicali, Baja California, entre otros.

Además, la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), que encabeza Jorge Carlos Ramírez Marín, anunció la elaboración de nuevas reglas para los desarrolladores de vivienda, que tienen como fin que los ciudadanos accedan a créditos y estímulos, siempre y cuando las viviendas que construyan tengan servicios.

De acuerdo con la dependencia, esto dará al traste con los coyotes y “los especuladores” que tengan amarradas las presidencias municipales o comisariados ejidales para la compra de terrenos baratos en zonas sin servicios, y que no tendrán financiamiento.