22 de octubre de 2013 / 02:11 a.m.

México.- El titular de la Sagarpa, Enrique Martínez y Martínez, informó que los huracanes Ingrid y Manuel afectaron un total de 612 mil hectáreas sembradas con productos agroalimentarios, de las cuales 310 mil resultaron con pérdidas totales.

Al comparecer ante las Comisiones Unidas de Agricultura y Sistemas de Riego, Desarrollo Rural, de Ganadería y de Pesca de la Cámara de Diputados, expuso lo anterior a pregunta de los diputados sobre el balance de las afectaciones por estos siniestros naturales.

Se mencionó que en total en el país hay 22 millones de hectáreas cultivables y en total se afectaron por las lluvias e inundaciones por estos meteoros 612 mil 897 hectáreas, sembradas con caña, sorgo, frijol, maíz, perennes, trigo, cítricos, aguacate, café y otros, en 23 estados de República mexicana.

El titular de la Sagarpa puntualizó que de esas afectaciones se consideran siniestradas es decir, pérdidas totales, 310 mil 953 hectáreas, y los estados más afectados fueron Guerrero, Tamaulipas y Michoacán.

Por ello, y en respuesta inmediata informó a los diputados federales que la Sagarpa lo que ha hecho es direccionar todos los programas como el seguro cadena, el seguro catastrófico, y otros programas de paquetes tecnológicos a los productores pequeños y medianos para que puedan sembrar.

Indicó que hay zonas afectadas como en Tamaulipas con el sorgo, que en un principio se veía que se podía perder y en realidad son sólo 21 mil hectáreas las que si están siniestradas y el resto de las 60 mil van a ser beneficiadas por la humedad que habrá para la siembra de temporal de este cultivo.

"Estamos haciendo un trabajo muy acucioso, pero también sobre la marcha llevando los beneficios a los productores", afirmó.

Al presentar su primera exposición en el marco de la glosa del Primer Informe de Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, afirmó que en 2013 están aseguradas 12.1 millones de hectáreas.

Y también 10.1 millones de unidades animal, de productores de bajos ingresos, con un programa de atención a contingencias climatológicas.

Señaló que existe una inversión federal de tres mil 950 millones de pesos, que cubre afectaciones por sequía, huracanes, granizadas y heladas.

"Buscaremos que la cultura de aseguramiento y prevención penetre entre los productores grandes y pequeños y se vuelva parte del proceso productivo", mencionó.

Aseguró que ante la sequía extrema que se registró en los últimos años en la región norte del país, se instrumentó un programa emergente de atención con un fondo disponible de ocho mil 163 millones de pesos, con el propósito de reactivar la productividad agroalimentaria.

"Con estos recursos se promueven acciones de reconversión productiva, agricultura protegida, infraestructura y el equipamiento para la captación, almacenamiento y distribución de agua, así como corrales de acopio y el repoblamiento ganadero", agregó.

Dijo que para los productores afectados se establecen medidas para otorgar "periodos de gracia" en los créditos y la disminución en el pago de intereses".

Reconoció que en 2013 se han sufrido sequías prolongadas, heladas atípicas y las lluvias más intensas de los últimos 100 años.

Sin embargo, agregó, las cifras preliminares indican que en el segundo trimestre del año, el Producto Interno Bruto (PIB) de las actividades primarias creció a una tasa anual del 1.5 por ciento, la agricultura 1.7, ganadería 0.9 por ciento y pesca 3.9 por ciento.

El titular de Sagarpa informó en cumplimiento con el Pacto por México, se estableció el Programa de Atención a Contingencias Climatológicas 2013 con una inversión federal de tres mil 950 millones de pesos, que además de la sequía cubre otros eventos como huracanes, granizadas y heladas.

Informó también a los legisladores que se ha ejercido el 98 por ciento de los recursos destinados a la dependencia, es decir 64 mil 138 millones de pesos.

Indicó que uno de los factores "que frenó el gasto fue el periodo de veda electoral previo al mes de julio", debido a los comicios en 14 estados del país.

Además, dijo, por tratarse del primer año de ejercicio de esta administración, las reglas de operación se publicaron durante febrero por lo que "la apertura de ventanillas, presentación de solicitudes de apoyo y el dictamen correspondiente, se realizaron entre marzo y julio".

Por lo que, admitió, en los primeros meses del año, el ritmo de gasto no se ajustó al calendario autorizado pero los pagos y el ejercicio presupuestal se regularizaron en el tercer trimestre.

Finalmente, hizo un llamado para concretar la gran reforma para el campo mexicano que sea "el detonador de una nueva etapa del desarrollo agroalimentario de México".

Notimex