29 de mayo de 2013 / 10:44 p.m.

Los hinchas ingleses, que provocaron disturbios en el partido de 1998 en Dublín, hicieron caso a la solicitud del técnico de Inglaterra, Roy Hodgson, y en gran medida se abstuvieron de entonar cánticos contra los irlandeses.

Shane Long abrió la cuenta por Irlanda a los 13 minutos, y Frank Lampard empató por Inglaterra 10 minutos después.

"Fue un gran ambiente", comentó el zaguero de Inglaterra, Ashley Cole. "Los fanáticos se portaron muy bien".